Somnia. Dentro de tus sueños
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Mike Flanagan volvía a Sitges con “Somnia. Dentro de tus sueños” y con los buenos precedentes de “Oculus: el espejo del mal” y “Hush”. Una película con una premisa prometedora donde se le añade el encantador niño de “La habitación” y que levantaba buenas expectativas.

Vayamos por partes: de qué va? Desde la muerte de su hijo, Jessie ( Kate Bosworth) y Mark Hobson ( Thomas Jane) atraviesan una crisis de pareja, hasta que un día deciden adoptar el pequeño Cody ( Jacob Tremblay) , un chico encantador y listo que hace todo lo que puede para no dormir. Pronto, los Hobson descubren por qué: Cody tiene la habilidad de hacer que sus sueños se materialicen. El problema es que no sólo sus sueños más dulces toman forma … sino también sus pesadillas más temidas.

Hasta aquí todo bien. Un niño de ojos dulces atormentado, no se sabe demasiado porqué. Una pareja atractiva recuperándose de la pérdida. Y una habilidad que puede ser una bendición o una maldición. Sorpresa, mariposas azules, el hijo perdido y, comienza el mal rollito, y el espectador se tensa. Pero el conjunto, y sobre todo el desenlace no acaba de funcionar.

Sueña. Dentro de tus sueños

“Somnia” juega con el thriller mezclado con el drama familiar y el sueño infantil más terrorífico que te hacía mirar debajo de la cama. Y quizás es demasiado mezcla o no está suficientemente bien mezclada, pero hay algo que hace que el espectador, llegado un momento, se pueda mantener a distancia y se aleje de lo que sufren los protagonistas. Tal vez es la pareja de adultos fríos y que no desprenden química, o que la dulzura de Tremblay es demasiada como para diluir el miedo o la tensión que debería sentir al espectador (y sabemos que no es eso porque en “La habitación” esto no pasaba).

El caso es que hay un momento, cuando se descubren todas las cartas de juego, que el espectador puede desconectar, alejarse de la historia y dejar de sufrir, de asustarse. Lo peor es el desenlace, la respuesta lógica a todo, demasiado edulcorada y ñona, sin resolver temas interesantes (hola, y el marido ??) … Un final que te hacen pensar que te han tomado un poco el pelo con todo lo que te habían prometido al principio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies