Assassin's creed
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Hay aquella máxima científica que “el orden de los factores no altera el producto”. En el caso del cine no acaba de ser del todo cierto. La combinación Justin Kurzel, Fassbender y Cotillard puede dar como resultado una solvente Macbeth o en otro momento, acabar mutando en la extraña “Assassin’s creed”.

Callum Lynch (Michael Fassbender) es un criminal encerrado en la cárcel y condenado a la pena capital, pero recibirá una inesperada nueva oportunidad por parte de la organización Abstergo, entidad dirigida por Alan Rikki (Jeremy Irons) con su hija, la doctora Sophia Rikki (Marion Cotillard).

Ellos le introducirán en el Animus, un equipo que funciona con una tecnología revolucionaria que rastrea el ADN y desbloquea sus “recuerdos genéticos”, permitiendo que Lynch experimente las aventuras de su antepasado Aguilar, un miembro de la hermandad secreta de los Assassin que vivió durante la España del siglo XV, en pleno auge de Inquisición y con la misión de salvaguardar una preciada reliquia llamada “el fruto”, garante del ser humano para la conservación de su libre albedrío frente a los templarios, que pretenden arrebatarlo.

Debo decir que soy una neófita en el mundo de Assassins. Todo ello me ha venido de nuevo, incluso el hecho de tener, de repente, un antepasado con el rostro de Fassbender. “Assassin’s creed” me ha parecido una película raruna, irregular, con momentos espectaculares con otros en los que piensas “WTF?” O “¿qué cojones?”, en lengua del país.

Assassin s creed

Lo que más me ha gustado son las escenas de acción, las persecuciones, las luchas bien orquestadas, Fassender conectado al Animus y a su antepasado Aguilar … son momentos realmente espectaculares y es cuando uno se queda pegado sillón con la boca abierta (y más si acompaña la imagen de Fassbender sin camiseta, la carne es débil, qué queréis que os diga). Pero una vez te metes en la trama y todo su misticismo, el resultado es extraño: una España del XV con acentos raros, la inquisición, Torquemada, la fruta, el libre albedrío, los templarios, las relaciones paterno-filiales, los otros Assassin de Abstergo … la trama mística quizás funciona si eres habitual del juego, pero en la película y desde mi punto de vista inexperto toma momentos ridículos y más, si se suman unos personajes que no están bien explicados. No se entienden sus motivaciones ni la suma importancia de todo lo que se hace en ese edificio junto al estadio del Atlético de Madrid. El conjunto no luce, ni siquiera la fotografía de Adam Arkapaw , otro de los factores de Macbeth que aquí tampoco hace la buena pinta que debería.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies