The neon demon
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
8.0

En la presentación de The neon demon en el Festival de Cannes, su director afirmaba que el arte no tenía que ser ni bueno ni malo, sino una experiencia: “Después de Internet, todo tiene que provocar una reacción”. El realizador es Nicolas Winding Refn, director de Bronson (2008), Valhalla Rising (2009), Drive (2011) y Sólo Dios perdona (2013), y la película es un perverso cuento de hadas para adultos, un juego metafórico entre belleza y muerte, lleno de imágenes impactantes que a buen seguro generará reacciones contrapuestas entre los espectadores.

El director danés radicaliza su propuesta estética y realiza una obra onírica, atmosférica, en la que explora el incierto territorio de la imagen sofisticada, con la voluntad de hablar sobre la belleza como valor absoluto: fuente de deseo, realización y aniquilación. La protagonista, Jesse, es una joven de gran belleza que llega a Los Ángeles con el deseo de convertirse en modelo. El proceso que sigue, de la inocencia a la corrupción, recuerda al de la protagonista de Mulholland Drive, de David Lynch. También se hallan ecos de otros grandes autores alucinados, como el Paul Verhoeven de Showgirls o el Jonathan Glazer de Under the skin.

La belleza no lo es todo; es lo único. Éste es el leitmotiv sobre el que se construye The neon demon, uno de los principios de los tiempos extraños en los que vivimos: el valor de las cosas reside en su apariencia. Winding Refn nos muestra que lo bello no es necesariamente bueno y verdadero, también puede ser oscuro, artificial. Se apoya en la magnífica fotografía de Natasha Braier (XXY, The Rover) basada en la distorsión psicodélica de dos colores primarios, el rojo y el azul, como queda explícito desde los mismos créditos iniciales del film, realmente fascinantes, quizás el mejor opening del año. También destaca poderosamente la magnética banda sonora de Cliff Martinez, músico estadounidense y compositor habitual de Winding Refn desde Drive. Sus sintetizadores y notas incómodas acompañan perfectamente a Jesse durante su viaje a las profundidades del alma.

The Neon Demon

Otro de los grandes aciertos del film es la elección de casting para el personaje principal. Elle Fanning, una actriz magnética decidida a agradar a la industria, se ajusta a la perfección al personaje de Jesse, a su transparente belleza y su soterrada fiereza. A su alrededor, todos los demás personajes personifican las diversas formas de relacionarse con la belleza: algunos la aprehenden, otros la idealizan, la asimilan o la devoran. En una película plagada de espejos, Winding Refn acaba reflexionando, como muchas otras películas de la contemporaneidad, acerca de nuestra mirada sobre el mundo, en este caso, sobre nuestra percepción de la belleza.

Esta celebración del narcisismo, de nuestro lado más vanidoso, egoísta y envidioso, es la obra más fascinante de Nicolas Winding Refn, un director en continua reinvención. Nos sitúa delante de un estilizado y eficaz espejo y nos interpela sobre la relevancia que le damos a la belleza en nuestra vida.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X