Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás
4Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Jack Reacher es el nombre de un exmilitar que investiga por su cuenta crímenes ocurridos en extrañas circunstancias. Creado por el novelista norteamericano Lee Child, el personaje saltó a la pantalla grande en 2012, interpretado por Tom Cruise, en una efectiva cinta dirigida por Christopher McQuarrie. Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás, realizada por Edward Zwick es su desafortunada secuela.

McQuarrie, excelente guionista (Sospechosos habituales, 1995) y director (Misión Imposible V: Nación secreta) supo llevar al cine la condición casi fantasmal de este (anti)héroe justiciero, en un tenso y eficaz thriller de acción, con un implacable Tom Cruise, secundado por la siempre efectiva Rosamund Pike y un villano de altura. Para la siguiente cinta, Cruise apostó por el realizador Edward Zwick, quien ya le dirigió con éxito en El último samurái, en 2003. En esta ocasión, sin embargo, nos encontramos ante un film de acción rutinario, muy olvidable, con un guión superficial, esquemático, unos personajes secundarios poco desarrollados y unos giros carentes de interés. Una película tan anodina, tan intercambiable por cualquier otra del género como su propio subtítulo.

Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás

Aunque la película se aguanta especialmente por el carisma de Tom Cruise y la buena química con la nueva compañera de reparto, Cobie Smulders, probablemente estemos ante su película más floja. Si la primera cinta presentaba un Jack Reacher de una manera más fría y distante, hecho que se ajustaba muy bien a las dotes interpretativas de la estrella, en esta ocasión se ha optado por buscar el lado más humano y personal del personaje, cayendo en una sucesión de tópicos (la relación amorosa, la responsabilidad paternal) que no encajan bien con la trama principal. El excesivo peso de drama personal mal llevado contamina la típica historia de la conspiración gubernamental, que esboza un excesivamente tímido discurso crítico hacia las empresas adjudicatarias del gobierno que se enriquecen con guerras como las de Irak o Afganistán.

Si esta franquicia tiene una tercera película, esperemos que Cruise y el resto de productores sí vuelvan atrás y se fijen en los aciertos de la primera cinta. El blockbuster de acción contemporáneo ya no sólo tiene que entretener sino también contener cierta complejidad conceptual, elaborar un discurso sobre nuestro incierto y contradictorio mundo. Una cosa es ser comercial y otra conformista.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies