Parece que fue ayer que sonaba a toda horas “Let her go”. Como bromeaba él mismo, por favor, no confundir con el “Let it go” de Frozen hasta preguntarse que pasa que no sale ninguna princesa Disney. Con las entradas agotadas y, por primera vez, arropado por una banda, Michael David Rosenberg salió al escenario con un público variado, con gente de todas las edades, en que las jóvenes estudiantes que suspiraban diciendo “que mono que es” se mezclaban con hipsters barbudos, como él y muchas gafas de pasta. Era una audiencia entregada ya de entrada dispuesta a escuchar las historias de Passenger.

Conversador, compartidor de anécdotas fue desgranando temas de su último disco como “Young as the morning, old as the sea”, que pone nombre al álbum, “Somebody to love” y “Everything”. Con su voz peculiar, nasal que tiene mucho más carácter y fuerza en directo que no en el sonido enlatado.

A medio concierto se quedó solo en el escenario acompañado sólo de su guitarra, como siempre había hecho hasta ahora. Fue cuando más me gustó, dejando la sala en silencio para escuchar “Traveling alone”, la historia de ese australiano que sale por primera vez del país para ir a Londres para cumplir el sueño que compartió con su esposa de viajar por todo el mundo y que la muerte de ella truncó. Hasta llegar a su versión de la canción de Simon & Garfunkel, The sound of silence “. No es la única versión que entona, también el “Is not no sunshine”, de Bill Withers … I know, I know ….

Passenger

Y mientras nombraba, como buen músico, a Trump para criticarlo, llegó el “I hate” mientras repetía como es de bonito y especial el público de Barcelona. Y llegó el “Let her go”, y sí, el público había cantado fuerza, pero esta vez fue unánime, total, de principio a fin.

“Home” y “Holes”, después del típico despedida de fiesta que todo el mundo sabe que es mentira, dio el adiós de verdad al concierto. Y os confieso que me gustó mucho. Había oído su último disco y lo excesivamente nyiclis. Encontrarme con un cantante entregado y con fuerza en el escenario, me sorprendió agradablemente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies