Un Papa poco convencional llega al poder de la Iglesia Católica para revolverlo todo con su manera de ver el mundo que no encaja mucho con los valores tradicionales de la institución eclesiástica. Paolo Sorrentino firma el guión y la dirección de esta serie de, por ahora, 10 capítulos. 

Y, por fin, ya la tenemos aquí: la serie de televisión del aclamado guionista y director italiano Paolo Sorrentino. Después de ganar el premio de la Academia a Mejor Película Extranjera con La Grande Belleza (2013), y después de trabajar con grandes actores como Michael Caine, Harvey Keitel, Rachel Weisz, Paul Dano y Jane Fonda en Youth/La Giovinezza (2015), Sorrentino tenía que dar un paso más allá y ahora ha llegado el turno de estrenarse en la pequeña pantalla con The Young Pope.

The young pope

Con su estilo inconfundible desde la primera escena, The Young Pope cautiva al espectador en menos de 15 minutos, con unos momentos iniciales majestuosos en cuanto a guion, dirección y actuación que hacen que parezcan 5. Y la majestuosidad sigue así hasta el último minuto de los dos capítulos que se han podido ver hasta ahora y que durante octubre se han ido estrenando por diferentes países europeos. Donde tendrán que esperar algo más (hasta febrero del 2017, para ser más exactos) es en la gran cadena americana HBO.

La interpretación del perfecto Jude Law (Cold Mountain) merece un párrafo aparte. El actor se mete en la piel de un Papa novel que está entre Tony Soprano, Jim Stark e, incluso, Tony Stark, para darnos una de las mejores actuaciones (si no la mejor) de su carrera profesional. Con el personaje de Lenny Belardo, Papa Pius XIII, Law marca un antes y un después en su trayectoria (como el Frank Underwood de Kevin Spacey) y da una nueva perspectiva a su manera de encarar los personajes, con una actuación propia de los mejores de su gremio. Podemos estar seguros que un Emmy, un Golden Globe o los dos se apuntarán a su lista de premios.

El resto del elenco oscila entre la corrección más básica o la más pura inteligencia actoral. El nacional Javier Cámara, desgraciadamente, es uno de los del primer grupo, en su papel de Javier Cámara natural y que hace pensar al público que quizás mejor haber cogido al otro Javier, puestos a coger a un español. El problema básico de la actuación de Cámara reside, en este caso, en el hecho de que su naturalidad y mediocridad no encajan con el tono exagerado y, podríamos decir, épico, que define a Sorrentino, quien busca hacer lo que consigue con Law: llevar la conversación más natural al estado más onírico.

The young pope

Quién, en cambio, encaja perfectamente con la segunda opción es la siempre maravillosa Diane Keaton. La actriz de carrera excepcional, nos ofrece también una de sus mejores actuaciones como la cómplice del protagonista: una especie de madre y ángel de la guarda que siempre le ha protegido y lo sigue haciendo ahora más que nunca. Así, ella se convierte en la mejor pareja para Jude Law en pantalla y juntos llenan momentos geniales en cada escena que hacen.

The Young Pope sólo tiene disponibles, por ahora, dos capítulos y ya nos tiene robadas las horas futuras, que seguro querremos pasar para saber más del ficticio Papa y sus juegos de cambio dentro de la mecánica eclesiástica. Un personaje que dará de qué hablar y que, a no ser que el resto de capítulos sean muy malos, todo apunta a que el público pedirá una segunda temporada de suspenso, sonrisas malévolas y belleza televisiva. Todos los ingredientes están a punto para crear una serie de 10.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies