Snowden
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Oliver Stone se ha autoerigido en los últimos tiempos en el flagelador de los males y las vergüenzas de su país. Pero autoproclamarse como el abanderado de la verdad y denunciador máximo de las podredumbres de gobiernos y poderes en la sombra, es un arma de doble filo. Sobre todo si uno luego no prueba en su obra que en efecto su objetivo era exponer verdades y si el afán de crítica te acaba posicionando de forma tendenciosamente evidente. Esto es lo que le pasa de nuevo en su film sobre una de las figuras más controvertidas de nuestro tiempo: Edward Snowden.

En 2014 nos llegaba “Citizen Four”, documental que acabaría ganando el Oscar, en que Laura Poitras plantaba delante de la cámara a Edward Snowden para explicar hasta qué punto todos nosotros y nuestras comunicaciones estamos siendo espiados, registrados y sujetos a ser utilizados por el gobierno y las agencias de inteligencia. Narrado de primera mano por el ex-analista que decidió hacerlo público a riesgo de poner en peligro la vida, la libertad y el poder volver nunca a su país, el relato del documental tenía las virtudes del testimonio personal. A lo largo de su metraje se ofrecía datos, opiniones, declaraciones de intenciones… que a la vez nos ilustraban y nos permitían conocer mejor el protagonista de los hechos.

Ahora, Oliver Stone, ha sentido la necesidad de volver a contar la historia de manera ficcionada, y en su filme, aporta poco de interés que no hubiéramos aprendido ya en “ Citizen Four“. En “Snowden” sigue la trayectoria de Edward Snowden por el ejército y sus posteriores trabajos como analista y diseñador de sistemas en varios programas para los servicios de inteligencia de Estados Unidos. Fruto de su trabajo acabará descubriendo cómo estas agencias adquieren sin medida información privada de los ciudadanos. Finalmente, decidirá recoger pruebas suficientes de todo lo que pasa y ofrecerse a explicarlo a la cineasta Laura Poitras (Melissa Leo) y un grupo de periodistas (Zachary Quinto, Joely Richardson…) que se encarguen de hacerlo saber a la opinión pública. En todo este proceso Snowden está acompañado de su novia Lindsay Mills (Shailene Woodley), siendo su relación uno de los puntos de especial foco de la película.

Snowden Joseph Gordon-Levitt Oliver Stone

Así enlaza a través de varios flashback la vida de Snowden con las reuniones en un hotel que se rodaron para “ Citizen Four“. Al hacerlo, Stone traiciona las propias palabras del personaje que ha elegido para su nueva historia, porque si algo se ha cansado de decir Snowden es que el foco no debe estar en su persona sino en los hechos que decidió denunciar y lo que implican.

Pero bien sujeto a su bandera hasta el punto de haberse dejado cegar por ella, Stone ha querido resultar tan crítico que ha perdido la habilidad de criticar. No le adivinamos a “Snowden” la rabia, la curiosidad y las ganas de analizar. La película se convierte en una especie de historia de David contra Goliat, en que sólo se da voz a una parte mientras se desdibuja la otra. Y al final lo que nos deja es un biopic al uso, con algunos toques de thriller pero bastante descafeinado a ratos, que pierde la ocasión de sacar jugo a las muchas derivadas que el tema pone sobre la mesa.

En todo caso, merece mención aparte la interpretación de Joseph Gordon-Levitt que hace un meritorio acercamiento al personaje protagonista, sobre todo con un extraordinario trabajo vocal que clava la voz, los matices y como la forma de expresarse refleja la personalidad de Edward Snowden.

Pero su trabajo es de lo poco destacable en esta “Snowden“. Un producto blando, masticadito, que dice querer denunciar un montón de cosas pero no se permite desviarse ni por un segundo de una línea argumental plana ni plantear demasiadas preguntas y que sólo parece tener vocación de re explicar y rebajar “Citizen Four” para aquellos espectadores (¿cortitos?) a los que eso de leer o ver un documental les da pereza.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies