Hoy ha sido el día de sí, pero no. Una jornada fría. Igual es que hacer cola bajo la lluvia (la prensa somos los únicos que no estamos a cubierto) añadido al retraso de media hora de la proyección nos ha dejado excesivamente fríos (a mí sobre todo los pies). Y que queréis que os diga, con los pies fríos soy muy poco receptiva a ciertas cosas como las brujas que no deberían volver como la de Blair o los melodramas que me añade frío al que ya tengo.

Blair witch

Blair Witch

Se pudo vivir en Sitges en 1999. Se sufrió la angustia de aquel grupo de jóvenes perdidos en los bosques de Maryland. Aquella película cambió el cine de terror para siempre. Ahora, Adam Wingard vuelve al lugar del crimen, donde Peter, hermano de una desaparecida, y dos compañeros intentarán dilucidar qué pasó. Las cámaras y la tecnología han cambiado, pero el terror que se esconde en aquellos bosques permanece intacto.

“La bruja de Blair” puso de moda el found footage, o sea ficciones basadas supuestamente en grabaciones documentales reales. La bruja marcó una época, sin ella probablemente no hubiera existido [Rec]. Una promoción espectacular de aquella película llenó las salas de cine.

Ahora, han querido volver a repetir lo que fue aquella primera propuesta, pero ya no es lo mismo. Siempre he pensado que la primera “bruja” ya era bastante bluff, algo reinflada por la promoción, tampoco era tan buena como película de terror. La nueva “bruja” es peor. El espectador ya sabe que encontrará, el factor sorpresa se ha perdido. Pero, aparte, se hace pesada, la cámara subjetiva marea, la reiteración del susto por sonidos repentinos cansa y los personajes que la protagonizan son tan poco empáticos que sí, esperas que la bruja se los coma y termine todo de una vez.

Sueña. Dentro de tus sueños (Before I Wake)

Sueña. Dentro de tus sueños (Before I Wake)

Desde la muerte de su hijo, Jessie y Mark Hobson atraviesan una crisis de pareja, hasta que un día deciden adoptar el pequeño Cody, un chico encantador y listo que hace todo lo que puede para no dormir. Pronto, los Hobson descubren por qué: Cody tiene la habilidad de hacer que sus sueños se materialicen. El problema es que no sólo sus sueños más dulces toman forma … sino también sus pesadillas más temidos.

Que salga Jacob Tremblay, el adorable niño de “La habitación” ya garantiza que “Somnia. Dentro de tus sueños” robe el corazón a los espectadores. Por algo sonaba algún “oooohhh” en cada frase de la dulce criatura. Niños a parte, la película es un melodrama justito. Es estilísticamente correcta pero le faltan cosas para que sea memorable. Es un film que no termina de emocionar como debería y que deja frío al espectador. Carne de sábado o domingo tarde. Eso sí, a Tremblay lo adoptaríamos al segundo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X