El hombre de las mil caras
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Nos dimos cuenta que había muchísima información y que nunca conseguiríamos enterarnos de lo que había pasado realmente”, lamentaba Alberto Rodríguez en cuanto a la documentación de su nuevo film. Y resulta la clave del resultado final. La extensísima e inverosímil historia del señor Francisco Paesa daría para una serie. Y, a la vez, el juego de sombras obligado de su biografía deja tantos espacios por la duda que el director sevillano optó por hacer, a ratos, su propia verdad. Creando así una obra asombrosa, contemporáneamente cercana e ineludiblemente artificial. Buenos mentirosos y perdedores mezclados como el aceite y el agua.

Basada en el libro de Manuel Cerdán Paesa: el hombre de las mil caras y en entrevistas off the record necesarias para llenar cada interrogante gigantesco que crea este relato, la película se centra en un único caso de la vida de Paco Paesa (Eduard Fernández). ¿Cuál? El de Luis Roldán (Carlos Santos). Aquel hombre, ex director de la Guardia Civil, que buscaba huir y poner sobre todo sanos y salvos 1.500 millones de pesetas desviados del erario público. Y Paesa, prometido enemigo del gobierno español, vio en su demanda de ayuda la oportunidad de saldar todas sus cuentas. Después de todo, cuando era miembro del servicio secreto español y facilitó el golpe más exitoso contra ETA, sólo recibió por parte de su gobierno mentiras, desprecio y traición en medio de los casos GAL. Una táctica más propia del servicio secreto del Skyfall de James Bond que del gobierno creemos elegir.

En una correlación constante entre la verdad y la mentira, tanto a nivel interno como externo, donde todo te hace dudar y todo cobra carácter de sospecha, el relato es luminoso, claro, con la sombra del humor siempre cerca y repleto de diálogo. Mucho más luminosa que la anterior de Alberto Rodríguez, La isla mínima. Diálogos sobrios, austeros, un poco impostados. Con silencio de fondo y miradas cortas. Con fuego de pitillo constante y humo intermitente. Escenas de fugitivos utilizando un fotomatón de calle mientras afuera atruena y alucinaciones a base de sorbos de Jägermeister. Todo es parte de la gigantesca espiral que sólo la genial mente de un hombre aferrado al riesgo y al poder puede controlar: Paco Paesa. El mismo, según la ley delincuente, que consigue poner de parte suya al espectador sin sonrisas ni actos heroicos. Sólo con un compañero en quién confiar, el narrador Jesús Camoes (José Coronado), y ni eso.

El hombre de las mil caras

Gracias a la partición en capítulos con nombres propios de discos de Love of lesbian – véase El cochero de drácula -, la narración avanza ordenada, ancha y altiva. Con imágenes de espacios grandilocuentes para traspasar los olores de la alta sociedad española a la sala de cine, el director de fotografía, Alex Catalán, irradia trabajo minucioso. Con estancias en Suiza, Francia, Singapur y España se han grabado durante más de un año las escenas que conforman un viaje fílmico constante por más de 13 países. Un mareo internacional que la película te aclara repetidamente para no perderse.

– ¿Es cierto?

– Estamos en España. ¿Qué importa esto?

A través de la clásica ironía crítica española, la esposa de Roldán, interpretada por Marta Etura, nos regala frases constantes de disputa seca. Con aire forzado, resulta una digna compañera de Carlos Santos a la imagen de esta pareja de evasores fiscales. Siempre a la sombra, eso sí, de un Eduard Fernández que, con el minutaje creciente, va alzándose más y más grande. Ni las ridículas corbatas de la época le restan la magnificencia que el papel le otorga. Con vestigios de soledad y drama, el papel de Paesa viste una historia fantástica de España, donde el felipismo ya caminaba hacia su despedida, donde volaban las dimisiones en los ministerios más que ahora y donde la oscuridad era norma. Esta película de Rodríguez tiene toques de documental sin quererlo y más historia de la que se explica. Pura intriga de trileros y autocomplacencia clasista.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X