aaa+ 2017 new fashion cheap replica watches review outlet uk.
enjoy the best price buy swiss fake chopard at low 30 - 40% discount price.
we have all the fake patek philippe.
enjoy the replikas izle brand and low price.
Pastel de pera con lavanda
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Louis Legrand es una mujer viuda y con hijos que vive en su granja familiar de la Provenza. Su vida cambia cuando atropella a Pierre, un hombre muy diferente al resto de la gente.

Escrita y dirigida por el casi desconocido Éric Besnard (Ca$h), Le Goût des meveilles (título original) es una peliculita simpática, que no explica una gran historia ni hace un uso de la cinematografía demasiado simbólico, pero que llena los minutos con un argumento fácil de escribir y visionar.

Hay ciertas películas que simplemente pasan por tus ojos como una anécdota más, de las que si te dicen el nombre un año después, te tienen que contar partes muy específicas del guión para que te vengan a la mente. Una película francesa que tiene lugar en la Provenza y que se llama Pastel de pera con lavanda tiene, francamente, todos los puntos para ser una de ellas. Y lo es: uno sale del cine como ha entrado, solo que con 97 minutos menos de vida.

El argumento se basa en una mujer viuda, Louis Legrand (Virginie Efira), que tiene que cuidar de sus hijos mientras mantiene la granja familiar y vende alimentos artesanales en la feria del pueblo. Un día, mientras va en coche, atropella a Pierre (Benjamin Lavernhe), un hombre autista pero con una manera muy particular de ver la vida. Así, los dos aprenderán el uno del otro (más Louis de Pierre que a la inversa, pero ya se sabe) que vivir es mucho más sencillo de lo que nos planteamos.

Pastel de pera con lavanda

Lo que tendría que ser una emotiva cinta sobre la auto-superación y el optimismo, no es más que una “pastelada” (lo dice el propio título) francesa que usa a una persona autista para hacer ver a la audiencia que “si ellos pueden, nosotros también”. Uno se puede quejar todo lo que quiera de las películas de Hollywood, pero comparadas con el buenismo y la condescendencia de los films europeos en cuestiones de discapacidad o enfermedad, no hay color.

Solo hace falta comparar la película que nos ocupa con, por ejemplo, Mercury Rising con Bruce Willis o Rain Man con Dustin Hoffman. La manera que tiene una y las otras de afrontar el tema del autismo no tiene punto de comparación, puesto que las hollywoodienses tienen un conflicto principal en el que el personaje tiene una función específica, mientras que en Pastel de pera con lavanda solo se habla de su diferente manera de ver el mundo, su sinceridad y su  forma de decir las cosas sin pensarlas.

Así, el film se convierte en lo que parece ser un capítulo de Monk o El mentalista, pero con el añadido de que aquí la única función que se le puede atribuir a Pierre es la de cambiar la vida de los demás con su enfermedad. Lo dicho desde el principio: no es una película memorable ni en el más básico de los sentidos, y pasará por sus ojos (y por la cartelera) sin causar ninguna diferencia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X