Raquel Gámez Serrano acaba de publicar “A la seva pell” a Llibres del Delicte, una novela de género negro que trata un tema injustamente olvidado, las prisiones y los problemas que sufren las personas condenadas. Una novela intensa, que nos hace preguntarnos si refleja la realidad. Por eso nos hemos puesto en contacto con la autora para saber algo más de la obra y de su carrera como escritora.

La trama de la novela se inspira en diferentes historias y fuentes, ¿nos podrías hacer un pequeño resumen de los orígenes de A su piel?
Hace dos años que leí un texto escrito por Rodrigo Lanza en los materiales didácticos de dos asignaturas del Grado de Educación Social de la UOC. Originalmente se titulaba “En mis carnes” y se tradujo como “En la meva pell”. Me afectó tanto que decidí que escribiría una novela para poder reflexionar sobre las condiciones de vida que sufren los presos. El título de la novela es un pequeño homenaje.

La novela se centra en el mundo de las prisiones, elemento no demasiado habitual en el género negro local. ¿Que te llevó a apostar por esta temática?
No es casualidad que habitualmente no se hable. Por un lado hay una voluntad explícita al esconder aquello que incomoda y de otra no pensar provoca en las personas una falsa tranquilidad basada en la idea maniquea que “los malos” están dentro y “los buenos” están fuera. Apacigua conciencias, pero la terrible realidad sigue existiendo. Y la línea divisoria es tan delgada que se prefiere no saber nada. Considero que es necesario que se aborde el tema, es una cuestión de derechos humanos.

Tienes formación como Educadora Social, ¿hay mucho de tú misma en el personaje de Gal·la? ¿Has reflejado experiencias profesionales personales?
Toda la novela, no sólo el personaje de Gal·la, está llena de experiencias tanto personales como profesionales, aunque trabaje en otro ámbito como es la enseñanza.

La novela es dura, se lee muy bien pero el nivel de violencia y de sufrimiento de los protagonistas es intenso. ¿Crees que refleja la vida real en las prisiones catalanas?
Absolutamente. Mi ejercicio ha sido ficcionar la realidad. La novela ha surgido de un intenso periodo de documentación previo y refleja testimonios de presos, psicólogos y educadores sociales. Hay material como para escribir otro. La novela es dura porque, desgraciadamente, la realidad de las condiciones carcelarias también lo es.

La novela alterna capítulos con un narrador omnisciente con otros (los de la prisión) narrados en primera persona. ¿Por qué optaste por esta dualidad de narradores? ¿La primera persona era la manera más impactante para expresar todos los problemas de Leo?
Sí. Opté para dotar la voz de Leo, el prisionero, de la fuerza que desprende la primera persona y subrogar el resto de la narración a una voz en tercera persona pero desde el punto de vista de Gal·la, la educadora social. El objetivo principal era conseguir que el lector se pusiera en la piel de en Leo. Conoceremos el resto de personajes mediante la interacción con Gal·la y como ella los percibe.

¿Crees que Gal·la podría volver a aparecer en otra novela? ¿Le ves continuidad como personaje?
Podría ser. Ahora mismo tengo dos proyectos literarios en los que estoy trabajando y podría encajar en alguno de ellos, cuando menos que aparezca en un pequeño cameo.

”A la seva pell” es tu tercera novela. ¿Cómo empezaste a escribir? ¿Te formaste en alguna escuela?
Empecé a escribir de muy pequeña. Mi relación con la literatura tiene mucho que ver con haberme criado mucho tiempo sola y con la gran biblioteca que tenía mi padre. A los once años escribí una novela en que su protagonista huía de casa y, durante unos meses, jugaba publicando un diario mecanografiado donde aparecían todas las secciones imaginadas —noticias locales, internacionales, deportes, cultura e incluso horóscopo—, me las inventaba todas. Debo de mi formación literaria a mi pasión lectora.

Por último, ¿nos recomiendas un par o tres de libros que hayas leído recientemente?
De lecturas recientes, no puedo decir tres sin decir cuatro. Así que diré dos por orden de lectura: Madrid:frontera, de David Llorente i Tota la veritat, de Núria Cadenes.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies