Entramos ya en la recta final del Festival en la que se ha podido ver ‘Graduation’ de Cristian Mungiu, la segunda película rumana de la competición que también ha sido bien recibida. Como era de esperar, el canadiense Xavier Dolan ha generado la división habitual con ‘Juste la fin du monde’ protagonizada por cinco estrellas del cine francés y Sean Penn y su ‘The Last Face’ han conseguido una rara unanimidad: sin lugar a dudas es la peor película de esta edición. Fuera de concurso ha sido muy bien recibido el mejor trabajo del catalán Albert Serra, ‘La mort de Louis XIV’, y ‘Mimosas’ del gallego Oliver Laxe ha sido considerada la mejor película de la Semaine de la Critique.

Tras haber ganado la Palma de Oro con ‘4 meses, 2 semanas y 1 día’ en 2007 y haber conseguido los premios al mejor guión y a la mejor actriz en 2012 con ‘Más allá de las colinas’, el rumano Cristian Mungiu vuelve al Festival de Cannes donde ha presentado ‘Graduation, un cuento moral ambientado en la Rumanía actual.

Mungiu radiografía la sociedad de su país a través del recorrido de Romeo, un médico padre de una joven de 18 años que la víspera del primero de sus exámenes de graduación (algo similar a nuestra Selectividad) sufre un incidente que pone en peligro el resultado de los mismos y con ello, su futuro en una universidad británica.

El director rumano muestra un panorama de un país en el que los jóvenes deben salir al extranjero para prepararse  (algo que ya apuntaba ‘Toni Erdmann’ vista también en este festival) para conseguir el éxito profesional con la presión que ello supone, tanto para hijos, como para padres, y en la que el mérito personal muchas veces está subordinado a la red de contactos que uno maneje.

Graduation Cannes

Lo que comienza siendo un pequeño favor, una pequeña corruptela aparentemente sin importancia, va creciendo a medida que avanza la película, sus tentáculos se van extendiendo en una trama de intereses y cadenas de favores cada vez más tupida que Mungiu acierta a mostrar de forma clara y sin juzgarla. Mungiu mantiene su estilo realista, evitando los subrayados dramáticos y respetando el tiempo real de las secuencias y crea un gran personaje, Romeo Aldea al que encarna con brillantez Adrian Titieni y cuyo recorrido supone la columna vertebral de ‘Graduation’.

A estas alturas el canadiense Xavier Dolan no necesita presentación. Su juventud, su descaro, su prolífica producción y su ego lo han convertido en una de las personalidades de referencia del cine de los últimos años. Para satisfacción de algunos e incomprensión de otros.

El director de ‘Mommy’, que hace dos años se llevó un premio del jurado de este festival exaequo con Godard por esa película, ha presentado en Cannes Juste la fin du monde en la que trabaja con algunos de los grandes nombres del star system francés: Nathalie Baye, Marion Cotillard, Vincent Cassel, Léa Seydoux y Gaspard Ulliel que interpreta a Louis, un escritor que tras 12 años de ausencia vuelve a la casa familiar para anunciar que va a morir.

Juste la fin du monde Cannes Xavier Dolan

El director canadiense adapta un texto de Jean-Luc Lagarce que curiosamente representó y le recomendó Anne Dorval, actriz habitual del cine de Dolan, pero que en esta ocasión forma parte del equipo artístico. Dolan se pega al texto original, su versión se apoya principalmente en las discusiones, los diálogos y los reproches que se lanzan entre los distintos miembros de la familia de forma directa y áspera. Y se pega a los rostros de sus intérpretes. ‘Juste la fin du monde’ es una sucesión casi continua de primeros planos de los rostros de sus actores, transmitiendo al espectador la sensación de ser un testigo mudo e invisible de la reunión sin que en ningún momento caiga en la teatralidad, gracias a una planificación llena de sentido.

Tal y como ocurría en ‘Mommy’, de la misma forma que en aquélla Dolan abría el formato del asfixiante 1.1 al scope para dar un descanso al espectador en una de sus características fugas musicales, en ‘Juste la fin du monde’, utiliza el recurso de las fugas musicales, esta vez sin cambio de formato y entre otros éxitos de los últimos años, nos hace tener que volver a escuchar el ‘Dragostea din tei’ de O-zone.

Lo que es innegable es que Dolan es muy generoso con sus espectadores: sus admiradores seguirán encontrando en ‘Juste la fin du monde’ razones para seguir siendo ensalzándolo y sus haters para odiarlo. Y muchas veces, serán las mismas.

El que no ha despertado división de opiniones es Sean Penn y su The Last Faceprotagonizada por Charlize Theron, Javier Bardem y Adèle Exarchopoulos: es la peor película que se ha podido ver en esta edición del festival y su único misterio es qué valores le han visto Thierry Frémaux y su comité de selección para elegirla.

 seanpenn-cannes

The Last Face’ cuenta, o lo intenta, la historia de amor entre un doctor español en una Liberia en plena guerra y una doctora sudafricana, directora de una ONG, mezclando una muy mala imitación de un Malick en horas bajas y las películas bienintencionadas de americana luchando contra las miserias humanas de Anjelina Jolie. El resultado es un derroche de medios y recursos por hacer el producto más cursi, efectista y paternalista posible. Desde los rótulos de presentación de la película que han provocado las primeras risotadas, hasta el supuestamente emotivo discurso final, pasando por una sucesión de secuencias y diálogos ridículos, de ralentíes y planos supuestamente artísticos que parecen buscar la belleza en los peores actos humanos o una banda sonora compuesta por un Hans Zimmer desatado.

Albert Serra y ‘La mort de Louis XIV’, en sesión especial

Dentro de las sesiones especiales de la sección oficial del Festival se ha presentado ‘La mort de Louis XIV’ del director catalán Albert Serra, protagonizada por el actor de referencia de Truffaut,  la Nouvelle Vague y el cine francés en general, Jean-Pierre Léaud.

Albert Serra compone auténticos y bellos cuadros vivientes en los que muestra al rey más grande la historia de Francia en plena decadencia, en una decadencia que se siente, postrado en su cama por  los dolores que sufre en una pierna, mientras sus vasallos van pasando por su habitación para ir despachando los temas del reino y los doctores y curanderos varios intentan sanarlo.

La Mort de Louis XIV Albert Serra Cannes

A medida que la película avanza, ésta se va llenando de fatalidad, de una sensación de inevitabilidad de la muerte a la que contribuye la interpretación de Jean-Pierre Léaud en su mejor interpretación en mucho tiempo y que recibirá una Palma de Oro de Honor por toda su carrera.

Mimosas de Oliver Laxe, premiada

La película Mimosasdel gallego Oliver Laxe, que en 2010 se llevó el premio FIPRESCI de la Quincena de Realizadores por ‘Todos vós sodes capitáns’, ha ganado el Gran Premio Nespresso para la mejor película de la Semaine de la Critique.

Mimosascuenta el viaje físico e interior de los integrantes de una caravana que deben atravesar el Atlas para llevar a su jeque a su ciudad de origen donde están enterrados todos sus predecesores. Película de belleza incuestionable, supone un viaje por la luz, los sonidos y los paisajes del Atlas hacia lo imposible y la fe necesaria para conseguirlo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies