Y en el día de la ’Julieta’ de Almodóvar y ‘Personal Shopper’ de Olivier Assayas con Kristen Stewart como protagonista, la película que más ha dado que hablar en la Croisette ha sido la brasileña ‘Aquarius’ de Kleber Mendonça Filho, un film sobre el enfrentamiento del individuo a las leyes del mercado protagonizado por una soberbia Sonia Braga.

El brasileño Kleber Mendonça Filho, crítico de cine metido a director de cine que en 2012 firmó ‘Sonidos de barrio’, uno de las óperas primas más prometedoras del año, ha confirmado la buena racha de los debutantes en la competición de Cannes de esta edición. Su nuevo film, ‘Aquarius,’ se ha  convertido en uno de los preferidos de la crítica que cubre el festival.

Cuanta la lucha de Clara, interpretada por una Sonia Braga perfecta, una mujer de alrededor de 60 años, crítica de música retirada, que se niega a vender la casa en la que ha vivido toda su vida a un importante promotor que quiere construir una torre de apartamentos en esos terrenos. Nuevamente material de partida típico de telefilm de sobremesa que gracias a la inteligencia y al talento de Mendonça se convierte en cine de primer nivel.

Aquarius Kleber Mendonça Filho Cannes

Partiendo de un guión escrito por el propio Mendonça, construido prácticamente en su totalidad alrededor del personaje de Clara, una mujer moderna, luchadora, y de buena familia, (Mendonça no ofrece ningún otro punto de vista y el resto de personajes sólo existen en función de su relación con la protagonista) muestra el enfrentamiento entre el individuo y su derecho a vivir como quiera y los insaciables intereses del mercado. Esa lucha para no renunciar a su casa y a lo que en ella guarda, a sus recuerdos, a esos objetos y sus historias (magnífico el relato en torno al disco de vinilo y el recorte de periódico)  por un supuesto bien común que siempre favorece a los mismos. A no renunciar a su vida para que unos pocos se llenen los bolsillos.

Mendonça consigue una tensión creciente, no sólo por el mero crescendo dramático de las situaciones que presionan a la protagonista, sino también por la puesta en escena, la utilización de los sonidos y de una selección musical, tan heterogénea, como novedosa.

Peor recepción ha tenido ‘La Fille Inconnue’ de los casi siempre galardonados hermanos Dardenne, dobles ganadores de la Palma de Oro por ‘Rosetta’ y por ‘El niño’.

La fille Inconnue’ se centra en la investigación de una joven doctora, interpretada por una inexpresiva Adèle Haenel obsesionada por conocer la identidad de una chica que aparece muerta al lado de su consulta y que minutos antes llamó a su puerta y a la que ella ignoró.

La fille Inconnue Cannes Dardenne

Los Dardenne se centran en el sentido de culpabilidad de la doctora y su obsesión por descubrir la identidad de la fallecida y las causas de la muerte. Para ello, construyen una investigación del crimen que llevará a cabo la propia doctora mientras atiende su consulta, que desde el punto de partida resulta inverosímil, agravada además por una serie de circunstancias, revelaciones y divagaciones innecesarias y muchas veces carentes de coherencia a lo largo de la misma.

Da la impresión de que la fórmula Dardenne se está agotando y con esta especie de piloto de serie de televisión imaginaria ‘La doctora detective’ no encuentran el aire fresco que necesita su cine.

Otro director que ha conocido épocas mejores en sus participaciones en el festival de Cannes es el filipino, Brillante Mendoza, ganador del galardón al mejor director de 2009 por ‘Kinatay’ y que ha presentado ‘Ma’Rosa’, la historia de la propietaria de una pequeña tienda de alimentación madre de cuatro hijos que para completar los ingresos familiares se dedica al trapicheo de drogas.

Tras un periodo alejado de Manila en el que ha rodado ‘Cautiva’, ‘Thy Womb’ y ‘Taklub’, Mendoza vuelve a los bajos fondos de la capital filipina con esta historia de pequeños traficantes y corrupción policial. Desgraciadamente el resultado es un Mendoza domesticado, sin rabia y demasiado pulcro. Como siempre, Mendoza sigue dominando la cámara en mano, los planos de larga duración, el tiempo real y la presentación del espacio en el que se mueven los personajes. Durante gran parte de su metraje, ‘Ma’Rosa’ tiene un pulso narrativo impecable.

Ma Rosa Cannes

Pero a ‘Ma’Rosa’ le falta turbiedad. Da la impresión de que Mendoza se traiciona a sí mismo. Su planteamiento realista chirría con algunos subrayados mediante planos de detalle que parecen buscar un efectismo innecesario y con los desconcertantes cambios de punto de vista o las extrañas elecciones del mismo (el arranque de la irrupción policial, la secuencia de la prostitución) que desplazan al espectador del foco de la acción y su tercer acto es sorprendentemente blando, sentimentaloide y escaso de pegada.

Otro ilustre veterano de la competición, el francés Olivier Assayas (‘Viaje a Sils Maria’, ‘Clean’, ‘Demonlover’) ha presentado, ‘Personal Shopper’, protagonizado por Kristen Stewart, uno de los filmes más sorprendentes que aspiran a la Palma de Oro.

Personal Shopper’ es una extraña película de fantasmas de todo tipo, ambientada en el mundo del lujo de Paris. Kristen Stewart interpreta a Maureen, una estadounidense que trabaja en Paris como personal shopper de una famosa, mientras espera con sus poderes de médium entrar en contacto con Lewis, su hermano mellizo recientemente fallecido. Pero algo extraño se desencadena, cuando de repente empieza a recibir mensajes anónimos en su teléfono móvil.

 personalshopper

Personal shopper’ es una historia de fantasmas de distinto tipo. Por un lado, el concepto más convencional de las presencias de los fallecidos. Pero por otro, Assayas también convierte en algo parecido a un fantasma al remitente de los mensajes de texto, una presencia electrónica misteriosa con capacidad de perturbar a la protagonista y finalmente, la propia celebrity para la que trabaja, una persona para la que adquiere todo el vestuario y accesorios, pero que en la película no es más que una presencia que nunca se llega a materializar.

Es innegable que ‘Personal Shopper’ está llena de ideas originales o rompedoras, tanto en el fondo, como en la forma (fantástica la forma en la que utiliza los mensajes de texto para comprimir el tiempo y generar tensión). Assayas se basa en elementos del cine fantástico y de terror y los combina con el de autor de forma continua buscando hacer más realista esa fantasía. Assayas realiza multitud de propuestas al espectador y aunque no siempre lleguen a buen puerto, de forma especialmente llamativa en su epílogo, el resultado es estimulante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies