…y nos gustaría quedarnos allí para siempre. La nueva película del director norteamericano es una pequeña joya llena de encanto, humanidad. Jarmusch mima a su película y al espectador. Otro director estadounidense, Jeff Nichols, ha presentado ‘Loving’, su película más convencional hasta la fecha. La británica Andrea Arnold se traslada también a Estados Unidos para su nueva película, ‘American Honey’, una especie de ‘Springbreakers’ sobre ruedas que a pesar de su arranque prometedor acaba perdiendo fuerza por la repetición de ideas a lo largo de sus 162 minutos. Y la francesa ‘Mal de pierres’ es sencillamente, la peor película vista hasta ahora en la competición de Cannes.

Paterson es un conductor de autobús que escribe poemas. Paterson (Nueva Jersey) es la ciudad de los poetas de William Carlos Williams a Allen Grinsberg (también la de Lou Costello, la pareja de Abbott). Y ‘Paterson’ es la nueva película de Jim Jarmusch que acaba de ser presentada en el Festival de Cannes y se ha situado entre las favoritas para figurar en su palmarés oficial.

Paterson, interpretado por un Adam Driver al que nunca habíamos visto mejor, es un conductor de autobús que escribe unos poemas muy particulares en su libreta secreta. Encantado y protegido por su rutina. Por esa sucesión de actos que repite todos los días de la semana. Satisfecho con que lo único que cambien sean los pequeños detalles. Vive con Laura (Golshifteh Farahani, la protagonista de ‘A propósito de Elly’), una mujer en cambio constante, un torrente continuo de proyectos. Y la fan número uno y única de la poesía de su poesía. Si es verdad que los extremos se atraen, Jarmusch nos muestra un ejemplo claro en ‘Paterson’.

Paterson Adam Driver Jim Jarmusch

El ritmo del film lo marca el paso de los días de la semana y las rutinas de Paterson. Personajes, actividades y relaciones repetidos que permiten a Jarmusch establecer un mapa conexiones y correspondencias entre pequeños detalles que cohesionan la película. Que la hacen fluir suavemente. A veces mediante el diálogo. Otras por el encuadre, por la imagen o por los sonidos. Cualquier recurso puede ser útil para Jarmusch. Pero siempre de forma sutil, sin aspavientos.

Paterson” pasa ligera, sin giros dramáticos, ni revelaciones estridentes. Pero tampoco busca ser realista. Tampoco lo necesita para transmitir su humanidad y su naturalidad. Están en su coherencia interna. Los encantos de ‘Paterson’ se van revelando poco a poco y al final, uno está convencido de que Paterson es el mundo utópico en el que le gustaría quedarse a vivir.

Menos de cuatro meses después de haber presentado ‘Midnight Special’ en el festival de Berlín, el director norteamericano Jeff Nichols (‘Take Shelter’, ‘Mud’) ha presentado Loving, protagonizada por un sobresaliente Joel Edgerton y Ruth Negga, basada en la lucha real de 9 años de Richard y Mildred Loving con el estado de Virginia en la década de 1960 para eliminar la ley que nos les permitía vivir juntos por ser de razas distintas.

Cannes Loving Jeff Nichols

Tras una primera mitad demasiado plana en la que se centra principalmente en el relato de los hechos reales que ocurrieron a la pareja protagonista en un tono demasiado grave y solemne, ‘Loving’ gana en matices al plantear las dos formas en las que sus protagonistas se enfrentan a su situación: el más práctico y personal de él y el más idealista y militante de ella. De todas formas, Nichols decide centrarse principalmente en sus dos protagonistas, dejando a un lado ciertos aspectos únicamente planteados como el papel de las organizaciones defensoras de los derechos civiles o el de los medios de comunicación.

Nichols consigue levantar una película partiendo de un material de partida más propicio para el telefilm de fin de semana. ‘Loving’ es su film más convencional y académico y no sería una sorpresa que le pudiera llevar a las puertas del Oscar.

La ganadora de sendos premios del jurado en sus dos participaciones anteriores con ‘Red Road’ y ‘Fish Tank’, la británica Andrea Arnold, ha presentado en la competición ‘American Honey, en la que se traslada a la América profunda para contar la historia de Star (Sasha Lane), una adolescente que se une a una extraña troupe de la que forma parte Jake (Shia LaBeouf que más que interpretar parece estar ejecutando una de sus habituales performances) y que entre noches de fiestas locas y días de actividades no legales se dedica a vender suscripciones a revistas puerta a puerta.

Rodada en formato 4:3 y cámara en mano destaca sobre todo por su trabajo visual, por la inmediatez y la autenticidad de sus imágenes. Sus secuencias funcionan de forma individual, pero montadas en la película resultan redundantes y perfectamente intercambiables.

Cannes American Honey Andrea Arnold Sasha Lane Shia LaBeouf

El problema de ‘American Honey’ son las largas dos horas y cuarenta y dos minutos que se toma Arnold para rematar la película. 162 minutos para mostrar que ya no existe el sueño americano. Que no hay esperanza para esa generación. Algo que ya transmite en la primera mitad de película y que en el resto del metraje se limita a repetir una y otra vez. Y si bien, este discurrir de las secuencias que provocan que la película gire continuamente sobre sí misma sin avanzar en ninguna dirección concreta puede ser consecuente con la situación de la generación retratada en la película, resulta redundante.

La tercera película francesa presentada en el concurso de Cannes ha sidoMal de Pierresadaptación de una novela de Milena Aguda dirigida por Nicole Garcia y protagonizada por Marion Cotillard, Louis Garrel y el catalán Alex Bendremühl.

Cuenta el drama de Gabrielle, una mujer de una familia pequeña burguesa del campo a la que su familia le obliga a casarse con José, un temporero que trabaja en su granja agrícola. Por cuestiones de salud deberá ingresar en un balneario  donde conocerá a un teniente herido en la guerra de Indochina.

Cannes Mal de Pierres Marion Cotillard Louis Garrel Alex Bendremühl

Mal de pierres’ es un drama contenido y demasiado convencional al que le falta garra, inspiración y riesgo que justifiquen su incursión en la competición del festival de cine más importante del mundo. Y al que le sobra un tramo final, golpe de efecto incluido, grotesco que ha provocado la risotada de más de uno en el supuesto gran momento revelador y emotivo de la película. ‘Mal de pierres’ es de momento, la peor película vista en la competición de Cannes 2016.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X