‘Café Society’ es la tercera película de Woody Allen, tras ‘Un final made in Hollywood’ en 2002 y ‘Midnight in Paris’ en 2011, a la que el Festival de Cannes le invita al escaparate que supone inaugurar el festival de cine más importante del mundo. Y Woody, a su vez, les ofrece una película atractiva para gran parte de los cinéfilos de todo el mundo (las últimas pelis encargadas de inaugurar el festival tenían interés sobre todo para el mercado francés) y estrellas de Hollywood para la alfombra roja, que el glamour en Cannes cuenta. Y mucho. Una combinación en la que ganan todos.

Protagonizada por Jesse Eisenberg y Kristen Stewart y con la voz en off del propio Woody Allen ejerciendo de narrador, ‘Café Society’ nos traslada al Hollywood de los años 30, con sus estrellas del cine convertidas en piezas de una maquinaria y sus ejecutivos sólo preocupados por los resultados de taquilla y posteriormente a Nueva York,  con sus gángsters, sus políticos, sus empresarios, sus modelos y también, su ‘típica’ familia judía. Típica, al menos según los estándares del cine de Woody Allen.

Eisenberg interpreta a Bobby, un joven judío del Bronx, cuya ambición y la presión de su madre, una muy divertida Jeannie Berlin, le llevan a Hollywood con su tío, un destacado ejecutivo de la industria del cine encarnado por Steve Carell. Allí conocerá a su ayudante, Vonnie, papel interpretado por Kristen Stewart, el elemento menos inspirado de un gran reparto, y entre ellos surgirá el amor.

Café Society Cannes Woody Allen

Apoyado en unos diálogos ingeniosos, un ritmo trepidante y unas transiciones entre secuencias fluidas, lo que arranca como una comedia romántica ligera y divertida, un enredo amoroso basado principalmente en lo que los personajes desconocen de la realidad, pero el espectador sí, se va volviendo melancólica y agridulce a medida que los personajes van siendo conscientes de los efectos de sus decisiones y se quedan atascados intentando vivir su presente, pero añorando lo que pudo haber sido. Como dice el personaje  que interpreta Eisenberg en la película, la vida es una comedia escrita por un sádico.

Café Society’ es la primera colaboración entre Woody Allen y el veterano director de fotografía italiano Vittorio Storaro (ganador de 3 Oscar por ‘Apocalypse Now’, ‘Rojos’ y ‘El último emperador’) y también la primera vez que ambos ruedan en digital. Y visto el resultado sería deseable que repitieran la experiencia. Por un lado, a la película le sientan perfectamente los diferentes tratamientos de la luz  y los colores a lo largo de la película: luz invernal y colores poco saturados para las imágenes del Bronx, verano y colores cálidos para la parte de Hollywood y mucho brillo y colores vivos para las secuencias del club en su vuelta a Nueva York. Y por otro, la precisión de los encuadres y la elegancia de los movimientos de cámara, poco habituales en el cine del director neoyorquino. Esto unido al exquisito diseño de producción de su colaborador habitual, Santo Loquasto, consigue que ‘Café Society’ tenga una entidad visual mucho más refinada de lo que suele ser costumbre en el cine de Woody Allen.

A estas alturas no esperamos que Woody Allen arriesgue demasiado. Y en ‘Café Society’ no lo hace. Pero sí consigue perfeccionar su fórmula, para conformar su película más redonda de los últimos años tanto narrativa como visualmente.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies