Monsieur Chocolat
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Un artista de circo negro utilizado durante años como objeto exótico entabla amistad con un payaso blanco. Así, juntos formarán una compañía y crearán al famoso payaso francés Chocolat.

Omar Sy (Intocable) se está convirtiendo poco a poco en la musa del cine francés. Y una musa cada vez menos interesante, haciendo siempre una variación de un mismo personaje: el pobre hombre negro a quien ayuda un hombre blanco y consigue ser una persona mejor en todos los sentidos. Visto y racista, sí, pero algo que funciona, también.

En este caso, él es un artista de circo a quien siempre han utilizado simplemente para asustar y dar risa debido al exotismo que representa como artista negro. Pero su vida cambia cuando conoce al payaso George Foottit (James Thierrée), con quien forman un dúo centrado en un payaso blanco autoritario y un payaso negro que se lleva siempre todas las culpas. Así, en 1886, Rafael Padilla se convierte en el primer artista negro de la escena francesa.

Monsieur Chocolat

Y así también, la calificación “francesa” sirve perfectamente para acompañar a la palabra “película”: Chocolat no es más que uno de esos blockbusters franceses naturalistas tan de moda estos últimos años (y casi siempre protagonizados por Omar Sy). No faltará el eslogan “Más de un millón de espectadoras en Francia” para convencer al público de que este es un acontecimiento imperdible. Pero no se dejen engañar, este film no es otra cosa que un típico guion que parece escrito por Albert Espinosa, destinado a hombres blancos heterosexuales de clase alta que quieran pensar que las cosas van bien porque los blancos han vuelto a ayudar a los negros. Eso sí, siempre con el estilo de Albert Espinosa: tratar a cualquiera que no sea un miembro de su target como un simple acompañante o alguien quien necesita ser salvado.

Y, por favor, no malentiendan esta crítica, la película como tal no es mala. Es visible, entretenida y amena; la historia que explica es interesante y es un producto fácil de digerir. Pero no es una cosa que no hayamos visto nunca, no lo busca y ni se esfuerza. Busca gustar a quien quiere, caiga quién caiga. Y esto, a algunos, ya les cansa.

Vayan a verla, bajo las advertencias que les he dado sobre lo que se encontrarán. Aburrirse, no se aburrirán. Para un domingo por la tarde cuando no haya nada más, no es una mala decisión. El único problema es la falta de transformación, mejora o evolución.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies