Hace apenas unos días Mar i Cel se despedía del Teatro Victoria después de ser reestrenado la temporada pasada. Ahora es el turno de Rent y de Mamma Mia en Barcelona, de Cabaret i de El Rey León en Madrid… Parece que los grandes musicales empiezan a acaparar nuevamente la cartelera y con éxito de público. Los musicales nos gustan. Y van y vuelven, se reestrenan, se hacen nuevas producciones y versiones, nuevos protagonistas, van de gira… Aquí os ofrecemos una selección de nuestros musicales favoritos, conscientes que nos dejamos muchos, pero con la intención que os atreváis a cantar sus canciones.

“The sound  of music” (“Sonrisas y Lágrimas”)

Quizá más conocida por la versión cinematográfica que Robert Wise dirigió en el año 1965 protagonizada por Julie Andrews y Christopher Plummer, lo cierto es que el origen de “The sound of music” es el musical que fue estrenado en Broadway en el año 1959. Sus protagonistas son una monja novicia que se enamora de un Capitan de la Marina viudo y padre de 7 hijos, a los cuales la monja hace de institutriz. El Capitán tiene previsto casarse con la baronesa, pero queda encandilado por la monja cuando la escucha cantar con sus hijos. El musical se ambienta en la ciudad de Salzburgo, poco antes de la anexión de Austria con la Alemania de Hitler y enaltece valores como la fidelidad a los propios principios, la familia, la solidaridad… Todo a partir de una relación de canciones muy pegadizas. ¿Quién no ha cantado nunca el mítico “Do, Re Mi”? Una versión de este musical se estreno en el año 2011 en Tenerife, haciendo gira por un gran número de ciudades españolas, hasta que en el año 2014 debido a la bajada del público se cancelaron las representaciones.

“Cabaret”

Desde el mes de octubre, una versión de este musical protagonizada por Edu Soto y la televisiva Cristina Castaño se representa con éxito en el Teatro Rialto de la Gran Vía madrileña. Considerado como una de las obras maestras de Broadway, la primera versión del musical –con libreto de Joe Masteroff, música de John Kander, letras de Fredd Ebb y dirección de Harold Price– se estrenó en el año 1966 y fue la versión más premiada con un total de 8 premios y 3 nominaciones a los premios Tony. La versión cinematográfica también acumuló un total de 8 premios. La sinopsis nos sitúa en el Berlín del año 1931, en un local de Cabaret de nombre Kit Kat Club donde se entrecruzan una cantante y un escritor a la búsqueda del éxito, el propietario judío de una frutería, una arrendadora de habitaciones y fieles seguidores de un nazismo creciente. En el Kit Kat Club la vida se para porque los personajes se dejan guiar por lo que les dice el corazón, pero la realidad externa pesa tanto que finalmente acaba traspasando las paredes del local. Dentro del repertorio de canciones figuran éxitos como el Willkomen, Cabaret o el Money Money, cuyas melodías todos recordamos.

 Mar i Cel 

Mar i cel“, ocupa un espacio central dentro de los musicales en catalán. Dagoll Dagom lo creó en 1988, con una escenografía espectacular por lo que era habitual entonces: un barco en el centro del escenario. Vuelto a representar dos veces más ((2004 i 2014), ha sido el espectáculo de teatro musical con más eco de la escena catalana.

Este relato de piratas dentro de un barco en medio del mar, es también una historia de amores imposibles, de cristianos contra sarracenos con texto de Xavier Bru de Sala y música de Albert Guinovart, basada en la obra homónima de Àngel Guimerà.

Cop de Rock

Cop de rock” es un homenaje de Dagoll Dagom a las bandas míticas que hicieron posible el milagro del “rock catalán ” (Sau, Sopa de cabra, Sangtraïtaquí todas las canciones) a principios de la década de los 90 del siglo XX y hasta nuestros días. También es un musical dedicado al público que llenó a rebosar los recintos donde tocaban, y que con su apoyo y con la expresión de sus deseos y sentimientos, moldearon y dieron sentido a este movimiento musical que movió toda una generación.

El Rey León

Resultaba difícil imaginar cómo la conocida producción Disney encontraría su lugar en el terreno del teatro musical. Todos sus protagonistas eran animales, sus escenarios debían representar la naturaleza más salvaje, elementos que obligaban a un cuidado extremo a la hora de llevarla a escena. Julie Taymor y el escenógrafo Richard Hudson hicieron un trabajo excepcional a la hora de trasladar el mundo animal, una representación que sorprende por imaginativa y atrevida. En paralelo se completaron las canciones de Elton John y Tim Rice añadiendo nuevas piezas y la versión teatral de una de las películas Disney más taquilleras se hizo realidad. Se sigue representando con éxito en Nueva York, Londres, Las Vegas, México o Madrid. A continuación, un fragmento de esta última versión.

Into the Woods

Stephen Sondheim es uno de los mayores y mejores compositores estadounidenses, creador de musicales como “Sweeney Todd”, “A Little night music”, “Company” o “Follies”. En “Into the Woods” se une al escritor James Lapine para dejarnos una versión perversa y retorcida de los cuentos infantiles. Los protagonistas de estas grandes narraciones clásicas se unen en una aventura que cambia sus destinos y transforma sus historias para acercarlas al público adulto. Representado con éxito por todo el mundo, Rob Marshal dirigió en 2014 su versión cinematográfica que, lamentablemente, no estaba a la altura de la obra original. Dagoll Dagom hizo su propia versión de la obra, “Boscos Endins”, de la que os presentamos un fragmento.

Chicago

Asesinas, funcionarios corruptos, abogados y un puñado de personajes que en plena época de la ley seca dan rienda suelta a sus pasiones en los locales de jazz de la ciudad de Chicago. El musical que lleva el nombre de la ciudad norteamericana es uno de los más sexy y desenfadado que hay. Primero fue una obra de teatro ideada por una periodista que se basó en un caso real, pero la versión escrita y coreografiada por Bob Fosse que debutó en 1975 en Broadway y en 1979 en Londres, es la que ha perdurado hasta hoy, con su vestuario sensual, puesta en escena minimalista y una trama sobre crímenes, fama y espectáculo. Desde su reestreno en 1996, las aventuras de Velma Kelly y Roxie Hart llevan ya más de 7.500 funciones en Broadway, han dado la vuelta al mundo e incluso contaron con una premiada adaptación al cine en 2002.

Els Miserables

Uno de los pocos musicales enteramente cantados que existen, con unas 40 canciones, se basa en la novela homónima de Victor Hugo. Claude-Michel Schönberg fue el encargado de componer su música y Alain Boublil y Jean-Marc Natel quienes escribirían las letras de las canciones que después Herbert Kretzmer adaptaría al inglés. Su trama nos traslada a la Francia del siglo XIX, donde un hombre que pasó 19 años en la cárcel por un delito muy menor busca rehacer su vida mientras es acosado por un implacable inspector y a su alrededor se cuece una revolución social que cambiaría la historia. No aterrizó con buen pie en algunos teatros, y algunos críticos la tildaron de “tediosa”, “artificial” o “estridente”. Pero el público acabó aupando Les Misérables a los altares de la historia del musical, ya ha sido vista por más de 70 millones de espectadores y es uno de los musicales con más permanencia en cartel de la historia. “I Dreamed a Dream“, “Master of the House” o “At the end of the day” son clásicos de la historia de la escena y escuchar “Do You Hear the People Sing?” es uno de los momentos más emocionantes que se pueden vivir en un teatro.

Thriller Live

Imprescindible para cualquier fan de Michael Jackson y muy recomendable para todo aquel que disfrute de la música. Concebido en el año 2006 por Adrian Grant, amigo de Jackson y su familia y autor de “Michael Jackson – The Visual Documentary”, no fue hasta principios de 2008 que“Thriller Live” consiguió instalarse en Londres, convirtiéndose en uno de los musicales más veteranos actualmente en escena, el n.17 en toda la historia del West End. El espectáculo, de dos horas y media de duración, supone un repaso en orden cronológico a la carrera de Jackson a través de 34 números musicales con coreografías del prestigioso Gary Lloyd (“Carrie”, “Sister Act”, “Fame”, “Footloose”) y una intachable selección de voces. Algo parecido en planteamiento al “Forever King Of Pop” que se pudo ver en Barcelona, pero a otro nivel, superior incluso al “The Immortal World Tour” del Cirque du Soleil.

Wicked

Seguro que hay quien piensa que Broadway está lleno de brujas, pero hay un par que hacen más ruido que ninguna. Ellas son las protagonistas de “Wicked”, Elphaba, la Malvada Bruja del Oeste, y Glinda, la Bruja Buena del Norte. Sí, sí, las mismas con las que Dorothy topa en el mundo de OZ, pero unos añitos antes. Basada en la novela de 1995 “Wicked: Memorias de una bruja mala” de Gregory Maguire, esta precuela narra la historia de Elphaba, una niña nacida de color verde con una vida nada fácil. Ni las brujas malas son tan malas ni las buenas tan buenas, y por muy brujas que sean, corazón no les falta. El musical aúna el talento de la actriz y guionista de TV Winnie Holzman, encargada del libreto, y del multipremiado compositor y letrista Stephen Schwartz (“Pippin”, “Los Niños del Edén”, “Pocahontas”, “El Príncipe de Egipto”, “Encantada””) que hizo lo propio con la música y letra de las canciones. El espectáculo lleva desde  2003 llenando plateas en Broadway, aunque también ha tenido sus versiones en Londres, Tokio, Stuttgart, Melbourne o México, así que no costaría mucho adaptarla para nuestro país. A ver si alguien se aplica el cuento.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies