La chica danesa
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Sexualidad, identidad, amor, conflicto interior y exterior por la libre definición y aceptación de uno mismo… Temas tan presentes en la actualidad como tabús a principios del siglo XX son los que el director Tom Hooper (“El discurso del rey”, “Les Misérables”) aborda en su nuevo  film. Una historia con tanto potencial de matices en el fondo como cargada de buenas intenciones y contención en su execución que vuelve a postularle a él y a sus actores protagonistas para la temporada de premios.

La chica danesa” narra el caso real de quien se puede considerar una persona pionera en la asunción de la transexualidad. En los años  20 Einar Wegener (Eddie Redmayne) triumfaba como pintor de paisajes y estaba felizmente casado con la también pintora Gerda (Alicia Vikander). Pero de una forma anecdótica, el día que Gerda le pide a su marido que se ponga un vestido y medias para suplir a una modelo para un cuadro que le ha fallado, la personalidad femenina de Einar empieza a aflorar. De forma gradual va asumiendo que se siente mujer a pesar de haber nacido en el cuerpo de un hombre, y para culminar el cambio y poder vivir plenamente como Lili Elbe, se sometió a una cirugía de cambio de sexo, en esa época aún totalmente experimental.

Esta historia real recogida libremente en un libro de David Ebershoff y guionada por Lucinda Coxon, el director Tom Hooper sabe llevarla con buen gusto, un tono elegante y que aprovecha las oportunidades visuales que le brindan la profesión del matrimonio protagonista.

 Eddie Redmayne, Alicia Vikander en "La chica danesa"

Un matrimonio protagonista que cuenta con dos grandes actores, que son el otro elemento que eleva la película. Eddie Redmayne, a pesar de que da la sensación de que el papel de Lili no le supone ninguna dificultad, aborda con su sensibilidad habitual este personaje dual y expresa su evolución sobretodo a través de una sutil gestualidad.

Y donde la historia compone un trabajo de personaje más interesante es en su mujer, interpretada por una espléndida Alicia Vikander. A pesar de partir como elemento secundario, se come las escenas en que aparece y despliega todo un mosaico de sentimientos combinando espontaneidad y calado.

Pero la historia de “La chica danesa” no acaba de parecer que profundice lo suficientemente bien en lo que quiere contar. Las razones para la feminidad de Lili se basan en recursos bastante superficiales y repetitivos, sobretodo centrados en la ropa. Pero más allá de que a la protagonista le guste ponerse medias, no se va mucho más allá en hablar de forma interesante ni que despierte empatía sobre sus sentimientos y motivaciones.

Y esto es en general un reflejo de lo que más se le puede criticar a “La chica danesa”. Quea pesar de estar interpretada por buenos actores, saber aprovechar su componente artístico y contar una historia con sensibilidad, deja la sensación de quedarse en una bonita postal sin profundidad. Todo se mueve por terrenos convencionales, cómodos, con una contención milimétrica, nada arriesgada y demasiado calculada. Calculada para conseguir Oscars? De momento ya ha conseguido 4 nominaciones, veremos el 28 de febrero si se materializan.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X