aaa+ 2017 new fashion cheap replica watches review outlet uk.
enjoy the best price buy swiss fake chopard at low 30 - 40% discount price.
we have all the fake patek philippe.
enjoy the replikas izle brand and low price.
El hijo de Saul
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

De vez en cuando, no tan a menudo como nos gustaría, uno se topa con una película de esas que más que ser una historia narrada ante nuestros ojos en una pantalla, se convierten en una experiencia. Esta es una de ellas. Llega por fin a los cines de aquí uno delos films que más comentarios generaron en el circuito festivalero de 2015 y que es la candidata húngara a los próximos premios Oscar. Ni más ni menos que una ópera prima, escrita y dirigida por László Nemes.

Su presentación en sociedad fue en Cannes, donde se llevó el Gran Premio del Jurado y el premio Fipresci. Desde entonces ha ido recogiendo merecidos elogios allí donde distintos certámenes la incluyeron en su programa. Eso sí, si bien aplaudimos la proeza de Nemes cinematográficamente, hay que avisar de que la experiencia que nos ofrece no es agradable y complaciente. “El hijo de Saul” es una película dura, intensa, que mantiene al espectador implicado en todo lo que pasa, colocándole en medio de la acción desde el primer plano y hasta el final.

En su primer largometraje, László Nemes nos introduce en un campo de concentración nazi en 1944. Ahí está encerrado Saul (Géza Röhrig), un judío que pertenece a uno de los sonderkommando, grupos de prisioneros a los que se obligaba a trabajar en el campo conduciendo a los nuevos capturados hacia las cámaras de gas, clasificando sus pertenencias o alimentando las calderas, hasta que al cabo de un tiempo también se les ejecutaba. Después de que un grupo sea gaseado por los nazis, Saul cree reconocer a su propio hijo entre los muertos y emprenderá un difícil periplo para conseguir enterrarle con un rabino, en lugar de dejar que manden su cuerpo al crematorio como todos los demás.

Hijo de Saul

“¿Otra historia de campos nazis?” podríais preguntar. Pues sí, pero no. Porque Nemes es muy listo en la manera de contar la suya. A lo largo del metraje acompañamos a Saul como si fuéramos su sombra, ya que el realizador coloca la cámara pegada a su hombro, en un plano muy cerrado del protagonista i no deja que nos despeguemos de él ni un segundo mientras él presencia y participa del horror, sufre humillaciones y se enfrenta a todo por intentar conseguir una misión imposible.

Así, el director nos agarra del cuello y nos coloca en medio de todo, haciéndonos partícipes de una manera muy personal de un mal del que no podemos escapar. Y lo hace jugando de manera excepcional con el fuera de campo y los fondos difusos. Lo que hay y se oye más allá de lo que nos muestra la cámara importa, pero como Nemes sabe que ya nos lo conocemos, no presta a ello atención visible. Así construye lo que vendría a ser, por ejemplo, la antípoda visual a la vez que complementaria, de “La lista de Schindler” de Spielberg.

El uso del sonido, la fotografía de Mátyás Erdély, y la actuación del protagonista, una especie de muerto en vida, aguantando esa cámara tan próxima todo el metraje, contribuyen también a hacer de “El hijo de Saul” una de las películas más impactantes que he visto, incluso entre las que abordan el tema de los campos nazi.

Una experiencia pues, que escuece, más cuando uno ya sabe que está explicando cosas que sucedieron y cabe recordar de vez en cuando. No resulta divertido que nos planten en mitad de la peor de las miserias humanas, pero esta es sin duda una de las grandes películas del año.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X