Macbeth
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

“Macbeth” siempre me ha parecido la obra más tensa, rabiosa y descarnada de Shakespeare, un texto adusto y complicado que requiere grandes dosis de talento y también de atrevimiento adaptar e interpretar en formato audiovisual. Lo hizo Orson Welles en 1948 colocándose él mismo como protagonista. También Roman Polanski en 1971, otorgando el papel protagonista a Jon Finch. Hace solo dos años, Kenneth Branagh abordaba el texto también haciendo funciones de director y protagonista. Y ahora es un prácticamente desconocido realizador australiano, Justin Kurzel, el último valiente en osar transportar a la pantalla las desventuras de Macbeth.

Kurzel hace varias apuestas en la forma en la que nos presenta su adaptación, con la voluntad tanto de mantener la fuerza del texto original que le sirve William Shakespeare como de dotar a su film de una personalidad propia.

Para empezar decide respetar la obra en la que se basa, manteniéndola en su tiempo y lugar. Así, la película nos transporta a la Escocia del siglo XI, a una sociedad caótica y primitiva inmersa en una guerra entre linajes. Después de ganar una importante batalla, el caballero Macbeth (Michael Fassbender) se encuentra con tres brujas que le predicen que pronto será rey. Movido por la ambición desmesurada alentada por su esposa (Marion Cotillard), decidirá asesinar al rey actual (David Thewlis) para acelerar el cumplimiento de la profecía. Pero el ascenso al trono es una bendición envenenada que le llevará a la locura y a la propia caída.

Michael Fassbender i Marion Cotillard a Macbeth

El film añade algunas notas propias al texto de Shakespeare, ya sea para dotar a la acción de contexto o para aportar interpretaciones propias de los guionistas Jacob Koskoff, Michael Lesslie y Todd Louiso. Pero en líneas generales lo despliega tal cual a través de soliloquios y voces en off, con fuerza desigual a lo largo del film. Su declamación puede llegar a resultar monótona, pero su tono convierte aquí la tragedia de los Macbeth en un drama muy interior, que va devorando a sus personajes por dentro.

Este enfoque tiene resultados desiguales en la segunda apuesta del director, sus protagonistas. A Michael Fassbender le sirve en bandeja de plata la construcción de otra gran interpretación en su magnífica carrera. Mientras sus pensamientos hablan por él, Fassbender dota a su Macbeth de fuerza física, y consigue transmitir convincentemente su descenso de la ambición a la locura, trasladando a su mirada y sus gestos lo que oímos que le pasa por dentro. Por contra, esta aproximación a los personajes lastra la otra parte de la pareja, la Lady Macbeth de Marion Cotillard. Aunque consigue alguna escena emotiva, nos deja con la sensación de que uno de los personajes clave en la obra de Shakespeare se queda en esta adaptación corta de fuerza y mala leche.

La otra gran apuesta de Kurzel es por un aspecto visual que da a su “Macbeth” una identidad marcada y una capa que refuerza el mensaje de la historia que narra. Desde el diseño de producción de Fiona Crombie a la fotografía de Adam Arkapaw, este es un film que sale airoso de mostrarnos un mundo caótico, escenarios desnudos que con pocos elementos muestran el choque entre un orden incipiente y el paganismo o los bajos instintos que mueven la transición de los protagonistas. Este “Macbeth” es polvoriento y sanguinario, crudo en las escenas de batalla en slow-motion y con un tono rojizo que va ganando peso a medida que el ambicioso matrimonio va manchando sus manos de sangre.

Un Macbeth pues para los nuevos tiempos, para una audiencia que ya ha pasado por “300” o “Juego de tronos“, pero devolviéndonos a su esencia original. Violenta, cruda y desoladora, a la vez que un drama intimista y con detalles sutiles.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X