Turbo kid
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Imaginad un “Goonie” que se traslada, con su bicicleta, al mundo apocalíptico de Mad Max. Pero sigue siendo un adolescente y encuentra la amistad, el amor y la aventura aunque estalle alguna cabeza o se corte, con muchas salpicaduras, un brazo, esto es “Turbo Kid”

“Turbo Kid” nace de una compilación de cortos “The ABCs of Death” de la que se pudieron ver las dos entregas que se han hecho hasta ahora en Sitges. Cuando se empezó a rodar el proyecto, sus impulsores dejaron libre una de las letras para que se pudiera presentar todo el que quisiera, y por votación popular se escogeria uno, que entraría en el film. Anouk Whissell, François Simard y Yoann-Karl Whissell se presentaron, con un corto llamado “T for Turbo”. No ganaron, pero su pequeña película tuvo cierto recorrido y les surgió la oportunidad de convertirla en un largo, su ópera prima, después de una veintena de cortos. No la desaprovecharon: es este “Turbo Kid”, que llega avalada por el premio del público en el prestigioso South by Southwest Film Festival y que pudimos ver en la pasada edición de Sitges.

Turbo kid

“Turbo kid” nos traslada al año 1997, uno diferente a lo que nosotros hemos vivido. Es un futuro alternativo. La tierra ha sido devastada por la lluvia de ácido y el agua se ha convertido en un bien escaso. The Kid (Munro Chambers), un chico que deambula por este paisaje desértico con su BMX, deberá luchar contra el poderoso Zeus (Michael Ironside) para rescatar a su amiga Apple (Laurence Leboeuf), que ha sido secuestrada.

Cuando comienza “Turbo Kid” piensas que es como si un “goonie”, con su bicicleta, se hubiera trasladado al mundo apocalíptico de Mad Max. Pero cuidado, el film de Anouk Whissell, François Simard y Yoann-Karl Whissell no es para niños (a menos que los querais crear un trauma). Las salpicaduras de sangre, el desprendimiento de vísceras y la amputación de miembros no la hace apta para menores. Los que sí estarán encantados son los que crecieron con el cine de los 80 y los fans del Festival de Sitges (aquellos que cuando estalla una cabeza aplauden o ríen estilo Santa Claus: jojojojo). “Turbo kid” es un homenaje a la cinematografía de esta época. Con música de sintetizador, esta revisión adolescente del mundo de Mad Max destila humor, amor, aventura y mucha sangre.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies