L'empestat
9Nota Final

TA 2015 ya llega al final de esta edición y lo hace con caramelos como ‘L’empestat’ de Jordi Oriol. Un dominar mágico de la inmensidad y la acústica de la palabra, tanto como intérprete en escena como autor del mismo texto. Con la finísima dirección de Xavier Albertí, La Planeta es el espacio donde se estrena esta pieza de teatro conducida por unos brutales Calibán y Gabriel.

Todo está oscuro y oyes la lluvia caer. Aclarece y está lloviendo. De la boca de un hombre, de piernas negras y peludas y con la camisa blanca, florece un “Mierdra!”. Y a partir de aquí la palabra, como la lluvia, no para. Este hombre se encuentra encima del piano. Al otro lado, encima de las teclas del instrumento, las manos de otro hombre, éste vestido con un frac. Los dos, de carácter simiesco, fluyen entre la lluvia con una energía salvaje que les envuelve el cuerpo y la voz. Una energía que sacude la sala de inicio a fin.

 “La peste es silencio”

Camus, Oriol, Albertí y Pedragosa constituyen el campo base. El autor pervierte ‘La tempestad’ de W. Shakespeare (como ya había hecho con ‘La caiguda d’Amblet’ basado en ‘Hamlet’). También, como anteriormente había hecho con ‘La caída’ de Camus, en este caso se apoya en el mismo referente, en cuanto al autor, pero con la obra ‘La peste’. En el equipo le acompañan Albertí y el flipante intérprete y músico Carles Pedragosa. El sonido es el terreno de juego donde se encuentran la palabra, onomatopeyas, la caída constante del agua, la música, los sonidos. Y este terreno de juego es una composición sonora con capas rítmicas, poéticas, gramáticas y escénicas bestiales.

“El amor es una chuminada”

Nos conducen por el momento que los personajes, Calibán y Ariel de ‘La tempestad’, estaban esperando: estar solos. Una vez Miranda y Próspero han desaparecido, Calibán vuelve a ser de nuevo el amo del pequeño reino de esta isla. Vuelve a representar el poder máximo, aunque de una forma distinta. Después de haber compartido esta isla al lado de Próspero, Calibán se ha apestado. Se ha apestado por palabras que arroja non-stop. Está contaminado por una lengua que no deja, en ningún instante, de evocar la traición que ha vivido en los últimos momentos de su vida. [G]a[b]riel y Calibán expulsan sonidos que proyectan un universo infectado a través del cual han sobrevivido.

“Las amebas no lo hacen, lo de pensar, tan solo existen”

La unión de Shakespeare y Camus es hardcore. Te arranca del asiento y te arranca la energía más instintiva. El drama traviesa la escena para meterse en las almas del público. Y a su vez se cuestiona, como un texto con una rima tan marcada y ciertamente matemático –aunque incorpora desvíos y armaduras de palabras en español o bien castellanismos- puede estar mejor jugado que la manera que tiene este equipo de ‘L’empestat’ de hacerlo. Es inmenso y feroz. Inmejorable y un gran acierto del texto y de propuesta catalana y contemporánea. Redescubrir que la lengua y que el hoy, sea cual sea, sea donde sea, tiene dimensiones infinitas.

Indi Gest produce esta creación magnífica que muy temprano andará por la ciudad condal o bien por el mundo entero, a poder ser. Una gran ovación a una extraordinaria obra de arte.



Teatro: Sala La Planeta
Web teatro
Autor del texto: Jordi Oriol
Dirección: Xavier Albertí
Intérpretes: Jordi Oriol y Carles Pedragosa


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies