sw-losinicios

EPISODIO I: LA AMENAZA FANTASMA

Dice George Lucas que cuando imaginó el mundo y las historias de La Guerra de las Galaxias ya había pensado en estructurarlo en seis episodios. Pero que cuando hubo terminado de rodar los episodios IV, V y VI decidió no seguir filmando los 3 primeros con los limitados recursos tecnológicos de entonces.

Afortunadamente, Lucas estaba al frente de una empresa puntera en el desarrollo de los efectos especiales, la Industrial Light & Magic. Y después de ser testigo de primera mano de las proezas que se consiguieron en films como Abyss, Terminator 2 o Jurassic Park, decidió que por fin había llegado el momento de retomar la historia que le había hecho famoso.

El guión del Episodio I se empezó a escribir en noviembre de 1994, y no fue tarea fácil por la cantidad de detalles que debían atarse con los episodios ya filmados. Otro de los retos era rediseñar naves, vestuarios y arquitecturas para sacar todo el jugo a las posibilidades técnicas pero sin distanciarse demasiado de los de las otras películas. Y, como no, encontrar un reparto adecuado para dar vida a personajes míticos sobre los que había muchas expectativas creadas.

El rodaje duró 65 días a caballo entre los estudios Leavesden de Inglaterra y localizaciones de Italia y Túnez. Pero el trabajo más largo tendría lugar en las salas de post-producción, porque este Episodio I no tiene ni un solo plano sin retocar por ordenador. El resultado fue un film que ponía fin a 20 años de espera, de un tono mucho más familiar y con algún aspecto muy criticado, como el personaje de Jar Jar Binks. Aún así, arrastró legiones de fans a los cines y permitió a las nuevas generaciones descubrir las historias de una galaxia muy lejana.

Estos son los momentos estelares del Episodio I: La Amenaza Fantasma, una historia que tiene lugar unos 30 años antes que la de la trilogía original:

Star Wars

El Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y su joven padawan, Obi-Wan Kenobi han sido enviados en misión diplomática. Su objetivo es llevar a cabo las negociaciones que pongan fin al bloqueo que sufre el planeta Naboo por parte de la Federación de Comercio. La Federación, con el Virrey a la cabeza, ha impuesto aranceles sobre las rutas comerciales del planeta y quiere obligar a la joven reina Amidala a firmar un tratado. Pero las negociaciones son una trampa y los anfitriones de los dos jedi intentan asesinarlos.

 

Star Wars

Tras escapar de la nave del Virrey, Qui-Gon y Obi-Wan aterrizan en el planeta Naboo donde se topan por accidente con un patoso gungan: Jar Jar Binks (un ser generado por ordenador que se convertiría en el más odiado de toda la saga galáctica). Pero a la vez, las tropas de la Federación invaden el planeta llegando hasta el mismo Palacio Real. Allí secuestran a la Reina y todo su séquito y pretenden obligarla por la fuerza a firmar el tratado.

Star Wars

Jar Jar conduce los Jedi hasta Otoh Gunga, una ciudad sub-acuática que fue uno de los secretos mejor guardados antes del estreno (ni siquiera se pudo ver en los trailers). Allí avisarán al gobernante de los gungan de la invasión e intentarán convencerle de que se alíe con los naboo para luchar contra los enemigos. Pero entre las dos razas hay una histórica enemistad, y el Jefe Nass se niega a colaborar. Lo único que les ofrece es una nave y el permiso para llevarse a Jar Jar. En su viaje por el núcleo del planeta Qui-Gon, Obi Wan y su compañero de viaje deberán huir de terribles monstruos marinos dispuestos a tragarse la nave a mordiscos. Pero finalmente conseguirán llegar a la superficie y rescatar a la Reina de las garras de los droides de la Federación.

 Star Wars

Con la nave averiada por los ataques recibidos en la fuga de Naboo, los Jedi deciden aterrizar en el recóndito planeta de Tatooine para intentar conseguir las piezas para repararla. Mientras Obi-Wan se queda a guardar la nave, Qui-Gon y la Reina disfrazada de Padmé salen en busca de la ciudad donde está la tienda de recambios. El único taller que tiene piezas para reparar el Nubian está regentada por un alienígena alado que tiene a su cargo un pequeño esclavo, el niño Anakin Skywalker. Este encuentro marcará para siempre la historia de la Galaxia.

Star Wars

Pero Padmé y Anakin no son la única pareja que se conoció en Tatooine. También conectaron enseguida del androide R2D2 y el robot de protocolo fabricado por Anakin, C3PO, que desde entonces se harían inseparables. Para resguardarse los de una tormenta de arena Anakin lleva sus nuevos amigos a su casa, donde conocerán a su madre, Shmi. Allí sabrán que el pequeño está pensando en competir en una carrera de vainas con una nave construida por él mismo. Qui-Gon lo aprovechará para apostar con Watoo que si Anakin gana la carrera, lo dejará libre. Así comienza la secuencia visualmente más espectacular del Episodio I, la carrera de vainas de Bonta Eve en el circuito de Mos Espa, todo un homenaje a Ben-Hur. A pesar de las trampas de su contrincante Sebulba, Anakin conseguirá la victoria y la aclamación popular.

Star Wars

Pero la promesa de liberación Anakin no incluye a su madre. Y el pequeño tendrá que hacer el primer sacrificio para hacer realidad su sueño de convertirse en Jedi: dejar atrás su casa en Tatooine, y a Shmi. Mientras los dos se despiden con la promesa de volver a encontrarse, un misterioso Sith llega a Tatooine. De regreso hacia la nave Qui-Gon se enfrentará a él hasta que Obi-Wan repare la Nubian y puedan rescatar el Maestro Jedi y huir.

Star Wars

Ya en Coruscant, los dos Jedi se presentan al Consejo para exponerles las amenazas que ponen en peligro la paz en la Galaxia. Las cosas no están muy más tranquilas en el Senado galáctico, donde Palpatine convencerá a la Reina Amidala para que presente una moción de censura contra el Canciller Supremo Valorum. Sus verdaderas intenciones son convertirse él mismo en el nuevo Canciller.

Star Wars

El pequeño Anakin es sometido a la evaluación del Consejo Jedi. Todos sus miembros son testigos de su enorme potencial pero se niegan a admitirle para entrenarlo por ser demasiado grande y por percibir demasiado miedo en él. No obstante, Qui-Gon decide contradecir su decisión y anuncia su voluntad de entrenarle él mismo. Pero antes hay temas más urgentes por resolver. Desencantada con la lentitud del Senado para tomar decisiones, la Reina Amidala en persona decide ir a ver a los gungan y convencer al Jefe Nass para formar una alianza para luchar contra los enemigos de Naboo.

Star Wars

En el campo de batalla se enfrentan un ejército de gungans contra numerosos escuadrones de droides de la Federación. Mientras tanto, Anakin se tenía que quedar en el Palacio Real a la espera de los acontecimientos. Pero por error, el pequeño se pone a los mandos de una nave estelar y acompañado de R2D2. Sin habérselo propuesto acompañará un escuadrón de pilotos de los naboo que pretende descubrir las naves de la Federación que tienen bloqueado el planeta.

Star Wars

Justo en ese momento, también llega al Palacio Real el maléfico Darth Maul, que se enfrentará con Obi-Wan y Qui-Gon en una lucha a muerte entre el Bien y el Mal. Pero desgraciadamente por unos momentos Obi-Wan se queda atrapado entre dos campos magnéticos de seguridad. Desde allí verá como el Sith consigue matar a su maestro.

Star Wars

Cuando se abre de nuevo el campo magnético, Obi-Wan podrá enfrentarse a Darth Maul y vengar la muerte de Qui-Gon, no sin dificultades. En el campo de batalla los droides de la Federación comienzan a desactivarse después de que las naves naboo hayan destruido la nave que los controlaba. Jar Jar es aclamado por los suyos como todo un héroe por su actuación en batalla, patosa pero efectiva.

Star Wars

Una vez liberados de la opresión de la Federación, Jedis, gungans, naboos y senadores galácticos rinden un último tributo a Qui-Gon en un funeral según las tradiciones jedi. Pero los acontecimientos han abierto muchas preguntas y el futuro se presenta incierto. ¿Cuáles eran las verdaderas intenciones del Virrey? ¿O había alguien que lo controlaba? ¿Quién es el maestro del Sith Darth Maul y cuando revelará su identidad?

 

Yoda comunica a Obi-Wan la decisión del Consejo de no entrenar a Anakin para ser un Jedi. Pero Obi-Wan hace valer la promesa que le hizo a su Maestro en el momento de su muerte y se compromete a convertirse él mismo en el instructor del pequeño.

Star Wars

Pasado el luto es el momento de las celebraciones. Un lujoso desfile escenifica la firma de la paz entre los naboo y los gungan, y su victoria contra los enemigos. El pequeño Anakin, vestido y peinado como su nuevo maestro, sonríe esperanzado. Sus sueños de convertirse en piloto y en Caballero Jedi parece que por fin se harán realidad. Pero el Canciller Supremo Palpatine no le quita los ojos de encima…

En aquest especialSegüent >>

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies