Star Wars

El de Star Wars es un universo lleno de planetas habitados, cada uno con sus razas, características propias de fauna y flora, sistemas de gobierno y su papel a jugar en las aventuras de los protagonistas.

El sueño de los cosmopolitas: una inmensa gran ciudad cubre este planeta del corazón de la galaxia (sus coordenadas de navegación son 0-0-0). Coruscant es la capital gubernamental y sede de la República, del Senado Galáctico y del Consejo Jedi. Algunos de sus edificios tienen kilómetros de altura y entre ellos, circulan naves de todo tipo a diferentes niveles.

Al sur de la ciudad están las Montañas Manarai siempre cubiertas de nieve. Otros puntos de interés turístico de Coruscant son las Grandes Torres, los Jardines Botánicos del Domo, el Gran Vestíbulo de Recepciones de un kilómetro de largo, la ciudad subterránea de Dometown, el teatro Grandis Mon, el Zoológico Holográfico de Animales Extinguidos, el Museo Galáctico, la Universidad de Coruscant o el Edificio de Operaciones de Seguridad Imperial.

El espacio que rodea el planeta está defendido por estaciones de batalla orbitales Golan III y una instalación de puertos estelares en órbita. Durante los tiempos del Imperio, además, protegían Coruscant dos capas de sofisticados campos de energía.

Un planeta mucho más tranquilo y relajante. La superficie de Naboo está cubierta de lagos y pantanos, enormes prados y verdes colinas. Y bajo la superficie, recorren el planeta largos túneles y profundas cuevas submarinas. En este idílico planeta de preciosos paisajes conviven una raza de humanos pacíficos, los Naboo, y una especie de anfibios inteligentes llamados Gungans. Ambas culturas han hecho gala de un gran talento arquitectónico; los Naboo con bonitos edificios integrados en la naturaleza y los Gungan con unas exóticas burbujas hidrostáticas que les permiten vivir bajo el agua.

La población humana se concentra mayoritariamente en la capital, Theed, donde está el palacio de la Reina Amidala.

Tatooine es un planeta polvoriento del anillo exterior de la Galaxia, apartado del interés de la República o del Imperio. Lo orbitan dos estrellas gemelas que lo convierten en un mundo caluroso donde las temperaturas oscilan entre los 40 y los 65 grados. Pobre y con muy poca industria, está controlado por los Hutt. De hecho, sus operaciones al margen de la ley, atraen a Tatooine muchos cazadores de recompensas, contrabandistas, ladrones y otros malhechores. Pero sus razas nativas son los jawas y los moradores de las arenas, los gusanos de arena, los lagartos de las dunas, las ratas womp, los dragones Krayt y los humanos.

Entre ellos, vivía un niño que había sido vendido como esclavo, de nombre Anakyn Skywalker, quien después sería liberado por el Jedi Qui-Gon Jinn. Años más tarde también fue el planeta donde Obi-Wan dejó al pequeño Luke Skywalker al cargo de sus tíos Owen Lars y Beru. Y tiempo después, Luke ya convertido en Jedi, volvería a Tatooine para liberar a su amigo Han Solo, matar a Jabba the Hutt y poner fin a su imperio criminal.

Los puntos de interés de Tatooine incluyen el Puerto Estelar de Mos Eisley, el Palacio de Jabba el Hutt, el Cañón de Beggar, el Mar Duna, la granja de humedad de Lars o el Gran Pozo de Carkoon.

Geonosis es un planeta muy cercano a Tatooine, más allá de los confines de la República Galáctica. Su superficie está cubierta de áridos desiertos y construcciones rocosas de un tono rojizo. Las criaturas que allí habitan se han desarrollado para adaptarse a las duras condiciones de vida de Geonosis. Los más evolucionados son los geonosians, unos seres con aspecto de grandes insectos alados que viven en torres de piedra y gestionan fábricas donde se construyen droides y armas.

Geonosis se convirtió en el refugio y lugar de reunión de los movimientos separatistas liderados por Count Dooku. Cuando fueron descubiertos por Obi-Wan, los geonosians le capturaron y le llevaron a uno de los lugares más temibles del planeta, la arena de ejecuciones. La misión de rescate por parte de los Jedi originó la primera batalla de las históricas Batallas Clon.

Situado en el margen exterior de la Galaxia, Endor es un gigante gaseoso orbitado por 9 lunas. La más grande de estas lunas es conocida con el nombre de Luna Bosque, Luna Santuario o directamente Endor. El terreno está cubierto de bosques, sabanas, montañas, lagos y pequeños desiertos. Su clima templado la ha convertido en el hogar ideal para un gran número de criaturas como los ewok, gorax, yuzzum, teeks, bordoks, dragones condor, pájaros gunla, blopes, gupins, Duloks o los pájaros linterna. Los primitivos y peludos Ewoks son hábiles ingenieros y construyen sus casas entre los árboles que pueden tener hasta 1000 metros de altura.

El Imperio escogió este rincón galáctico para construir en secreto su segunda Estrella de la Muerte y estableció en la superficie de Endor una base para generar un escudo protector para la estación de batalla en órbita. Pero Han Solo y Leia Organa, ayudados por los ewoks lograron infiltrarse en él y destruir la Estrella de la muerte y parte de la flota imperial, en la que ya se conoce como la Batalla de Endor.

Este planeta desolado tiene tres lunas que lo orbitan y a menudo recibe el impacto de meteoritos. Hoth es tan frío (las temperaturas oscilan entre los 32 y los 57 grados bajo cero) que pocas especies lo habitan, sólo algunos Tauntaun, Wampas, y gusanos de nieve.

La geografía de Hoth incluye varias capas de hielo, algunas cuevas naturales, espectaculares géiseres y un abismo de 1.000 kilómetros de largo en el hemisferio sur del planeta. El fondo de este abismo está recubierto de agua mantenida en estado líquido por la presión de las dos paredes opuestas. Este lugar recóndito e inhóspito sirvió a los rebeldes para establecer su secreta Base Echo hasta que fueron descubiertos por una sonda imperial. Después el mismo Darth Vader dirigió sus tropas contra ellos dando lugar a la ya épica Batalla de Hoth.

Este planeta pantanoso y decantado ni siquiera aparece en las cartas de navegación modernas. Pero este mundo olvidado es la casa de uno de los dos últimos supervivientes del Consejo Jedi, el maestro Yoda. Dagobah está cubierto de árboles retorcidos y malolientes pantanos entre las aguas de los cuales nadan misteriosas criaturas. En la superficie hay una niebla casi permanente y llueve muy a menudo. A este lugar poco acogedor llegó el joven Luke Skywalker siguiendo un mensaje de Obi-Wan, para encontrar al maestro Jedi que le entrenaría en los caminos de la Fuerza.

Bespin es una rareza astrofísica. Se trata de un gigante gaseoso inmenso orbitado por varias lunas, que tiene una parte habitable en la atmósfera, entre las capas de nubes. Allí se han establecido algunas compañías mineras que se dedican a extraer gases de las profundidades del planeta para luego comerciar con ellos. La más prospera es Cloud City, dirigida por Lando Calrisian.

Cloud City es una metrópolis flotante que se ha especializado en la explotación de gas Tibanna. Una colonia sofisticada y alejada de los líos políticos hasta que un día un viejo amigo de Lando, Han Solo, acudió a él en busca de ayuda para encontrarse con que el mismo Darth Vader lo estaba esperando.

La existencia de Kamino fue borrada de los archivos Jedi para esconder un secreto que jugaría un papel clave en las batallas de poder de los tiempos de la República.

Kamino es un planeta de tumultuosos océanos castigado continuamente por violentas tormentas. Sus habitantes viven en unas pocas construcciones edificadas sobre las aguas turbulentas. Gobernados por el primer ministro Lama Su, los kamino son los mejores clonadores de la galaxia aunque mantienen los su oficio en secreto para casi todos. El Gran Ejército de la República utilizado durante las Guerras Clon fue creado y entrenado en las instalaciones de Kamino.

Yavin 4 es la cuarta luna del planeta Yavin, situado en el margen exterior de la Galàxia.És un mundo de junglas cálidas, con cuatro continentes principales separados por seis océanos. Entre las espesas junglas donde se encuentran los árboles púrpura Massassi, hay montañas volcánicas y anchos ríos. Durante la estación húmeda, violentas tormentas castigan Yavin. Su flora incluye plantas de hojas azules cambiantes a los sentimientos, helechos colgantes, orquídeas nébula de colores y hongos explosivos. Y entre las formas de vida indígena, se pueden encontrar simios semi – inteligentes, runyinps yavinians, salamandras mucosas, arañas saltarinas púrpura, cangrejos lagarto, pájaros reptiles, serpientes de cristal y escarabajos piraña.

La Alianza Rebelde tuvo allí una base secreta. Cuando las fuerzas imperiales iban a destruir Yavin con su superláser tras descubrirla, Luke Skywalker lideró el equipo que destruyó la primera Estrella de la Muerte en la épica Batalla de Yavin.

Alderaan no tuvo tanta suerte. Tiempo atrás compartió el sistema Alderaan con su planeta hermano Delaya y era un mundo pacífico y hermoso del centro galáctico. El clima era previsible y agradable, y la superficie, sin océanos, estaba cubierta de prados y lagos poco profundos. La vida animal incluía los enormes thrantes, unas bestias más ligeras que el aire que los habitantes del planeta usaban como medio de transporte.

Algunos de los grandes artistas y pensadores de la Galaxia se criaron en este planeta. También se convirtió en el hogar de Leia cuando fue adoptada por el senador Organa. Siguiendo al caos de las Guerras Clon, los pacíficos habitantes del planeta, tomaron una decisión radical y decidieron no tener armas en su mundo. Pero Alderaan pasó a la historia cuando las fuerzas imperiales decidieron destruir el planeta para hacer una brutal demostración de fuerza con la primera Estrella de la Muerte.

En aquest especial<< AnteriorSegüent >>

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies