Pinocchio
10Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
5.4

Ediciones La Cúpula recupera la imprescindible adaptación de Pinocchio de Winshluss, que conquistó en 2009 el prestigioso premio Angoulême. Una visión ácida y salvaje del viejo cuento infantil, que se disfruta como una pieza maestra del cómic contemporáneo.

Como casi todos, cuando era niño dibujaba cómics (en mi caso, infames copias de personajes de la Marvel y DC y de tiras de Alex Raymond), pero cuando me hice mayor, lo dejé, como también hicieron la mayoría. Vincent Paronnaud no lo dejó nunca y eso es lo que le ha llevado, tras diversos sinsabores (seguro que ésta es una profesión dura), a escribir y dibujar esta pieza maestra que convierte el melancólico relato de Carlo Collodi en una impresionante novela gráfica del siglo XXI con la que conquistó el codiciado premio Angoulême en 2009. El mismo Paronnaud, bajo su alias creativo Winshluss, lo contaba recientemente en declaraciones al periódico El Mundo: “No lo dejé porque en mi barrio (en un suburbio de La Rochelle) no había mucho más que hacer. Si lo hubiera habido, quizá hoy no estaría aquí”.

Winschluss ha confesado que Pinocho fue la primera película de Walt Disney que vio en toda su vida. Pero su adaptación del personaje envilece el aroma inocente de los cuentos de hadas; lo pasa por un sofisticado túrmix cultural en el que podemos encontrar ecos de Franz Kafka y Samuel Beckett, del Viaje apasionado de Frans Masereel y del cómic underground, de los Peanuts entreverados de realismo sucio y la literatura cyberpunk. El resultado es, pues, un extraordinario relato de apabullante dibujo y guion sorprendente, que adapta libremente, muy libremente, el viejo cuento, sin apenas necesidad de palabras (si exceptuamos los soliloquios de Pepito, una cucaracha con ínfulas de escritor).

"Pinoccio" de Winshluss

Pero la inocencia es ahora del todo imposible: Geppetto es un inventor diplomado de dudosos escrúpulos que aspira a forrarse fabricando un “supersoldado” de hojalata; Pepito, en lugar de ser la eterna conciencia, es más bien el responsable del “cruce de cables” del protagonista; y Pinocchio, un robot casi humano, o quizá demasiado humano, que lanza llamas por la nariz y deambula por un mundo en descomposición en el que termina colisionando con los personajes de otros cuentos de hadas. El pobre Pinocchio no es ya ni siquiera digno de compasión: es, como el hombre moderno, un gran vacío, un permanente interrogante, arcilla para modelar que los demás dotan de significación.

Winschluss admite que su obra es la cristalización de una rabia, que finalmente se transforma en humor. Su creador no oculta su visión amarga del mundo (el gran tema que se esconde tras esta obra es los efectos de la globalización), pero es lo suficientemente inteligente para evitar los sermones y los lamentos onanistas. En su lugar nos entrega fábulas feroces que parecen narradas desde otra dimensión. Su visión iconoclasta no impide que al mismo tiempo considere a Disney como una de sus fuentes de inspiración. Al fin y al cabo, como el propio Winschluss se encarga de señalar, “me dedico a masacrar algo que, en su día, adoré”. En esto consiste precisamente la postmodernidad.



Editorial: La Cúpula
Web editorial
Págines: 200
Precio: 26,90 €
Guión: Winshluss
Dibujo: Winshluss
Formato: Rústica. Color. 21,5 x 28 cm
ISBN: 9788416400072


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies