Dragon Ball Z: La Resurrección de Freezer
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

A pesar de sus numerosas aventuras televisivas y sobre papel, el paso del universo de Dragon Ball por los cines es mucho más escaso. El estreno en 2013 de “Dragon Ball Z: Battle of Gods dirigida por Masahiro Hosoda fue todo un acontecimiento, sobre todo en Japón. Y ahora sólo dos años después, nos llega una nueva entrega de la saga al cine, dirigida por uno de los responsables de la adaptación televisiva, Tadayoshi Yamamuro, y con un guión firmado por el autor original, Akira Toriyama.

“Bola de Dragón Z: La resurrección de Freezer” sigue la línea argumental del anterior largometraje. Todo arranca cuando después de haber reunido las siete bolas de dragón, se convoca a Shenron para pedirle un deseo, que devuelva a la vida a Freezer, uno de los malvados más terribles a quien Son Goku y los suyos se han enfrentado nunca. Después de haber sido hecho añicos literalmente por Trunks, el recompuesto Freezer vuelve con una misión muy clara, vengarse de Goku, ahora un super sayian que se entrena con los dioses junto a Vegeta para seguir mejorando sus habilidades.

Bienvenidos pues de nuevo al universo Bola de Dragón, una serie con la que muchos crecimos junto a aquel niño con cola que volaba sobre una nube y que a base de luchas y entrenamiento llegaría a convertirse en un gran guerrero. La película que nos llega ahora nos devuelve bastantes elementos de los que nos engancharon a los que la seguíamos en los inicios y también a las generaciones posteriores que han ido subiendo al carro después y haciendo de Dragon Ball uno de los animes imprescindibles.

Dragon Ball Z: Resurrection F

Siendo un poco mejor que su predecesora “Dragon Ball Z: Battle of Gods”, “Bola de Dragón Z: La resurrección de Freezer” recupera uno de los villanos más carismáticos de la saga. Pero también hay que ubicarla en un punto de la trayectoria Dragon Ball en que las tramas se reducen a un esquema ya bastante repetitivo en el que Goku y compañía adquieren nuevos niveles de habilidad luchadora a base de entrenamiento y la tendrán que poner a prueba enfrentándose al malo de turno con ansias de destruirlos.

En el film aparecen Goku, Bulma, Krilin, Vegeta, Piccolo, el duende tortuga, sayians, dioses y kamehamehas, pero la nueva película evidencia que Dragon Ball ya hace tiempo que no aporta elementos para la sorpresa y que se le echa ya en falta mucha de la frescura y sentido del humor de los inicios.

Y al final la sensación es tan ambigua como el propio film, situado en una especie de limbo. Si sois fans de Dragon Ball que habéis ido siguiendo sus aventuras, os gustará reencontraros con su universo, pero os sonará todo a más de lo mismo en lo que no deja de ser un capítulo alargado de los dibujos de la tele. Si en cambio no sois seguidores de las aventuras de Goku, por un lado la película os podrá parecer más entretenida pero por otro os perderéis un poco entre dragones que conceden deseos, dioses adictos al helado, malos venidos del espacio y guerreros que cambian el color del pelo mientras lanzan bolas de energía con las manos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X