Truman
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Después de haber escrito y dirigido “En la ciudad(2003), “Ficción” (2006) y “Una pistola en cada mano(2012), el barcelonés Cesc Gay rompía un paréntesis dedicado a la televisión (La Riera” ) con este largometraje que compitió en la concha de Oro del pasado festival de San Sebastián. No sólo consiguió un premio compartido a la mejor interpretación por sus protagonistas, sino que desde su proyección en los inicios del certamen se convirtió en una de las favoritas de público y prensa a quienes emocionó su tono y su historia.

Con Truman“, Gay recurre a lo mejor de las constantes de su cine y a unos actores que ya conoce para dar un paso adelante y conseguir un film bastante redondo de alto nivel emocional que logra hacer ampliar sonrisas y caer lágrimas durante todo el metraje.

El “Trumandel título es un perro que es casi como un hijo para Julián (Ricardo Darín), un actor argentino que vive en Madrid, divorciado, padre de un chico que estudia en el extranjero y que sufre un cáncer que podría terminar en breve con su vida. Viendo como se acerca el fin, tiene que empezar a tomar algunas difíciles decisiones para encarar el tramo final de su existencia. Justo en ese momento recibe la visita de Tomás (Javier Cámara), un amigo que ha venido desde Canadá para pasar cuatro días con él y estar a su lado. En el poco tiempo que tienen, ambos reconstruirán los hilos de una amistad afectada por la distancia, afrontarán fantasmas personales y procurarán dejar resueltos asuntos como la despedida de Julián con su hijo al que no quiere hacer sufrir, o encontrar a alguien que cuide bien de Truman cuando él falte.

Javier Cámara i RIcardo Darín a "Truman" de Cesc Gay

Con este sencillo argumento, Cesc Gay consigue dominar la narración haciendo gala de una gran habilidad para combinar el dramatismo con un humor que funciona como elemento de distensión antes de volver a poner las emociones a flor de piel. Y no lo hace en grandes escenas, sino muchas veces tirando de gestos, de miradas o de la presencia silenciosa y leal del perro. Así, el filme avanza de manera muy equilibrada, sin menospreciar el drama del tema que trata pero sin caer tampoco en la falsa sensiblería.

Evidentemente tampoco es ajeno al resultado su tándem protagonista y el magnífico trabajo que realizan. Ricardo Darín aprovecha al máximo el vehículo para su lucimiento que es su personaje, y que le da la oportunidad de construir un carácter muy humano, con sus virtudes y defectos, cargado de ternura, tragedia y humor todo a la vez. Más rígido encontramos a Javier Cámara, capaz de darle las réplicas con convencimiento, pero que a ratos descompensa el dúo. El suyo es el personaje que vive, pero que en realidad es más gris, más apagado, más insatisfecho que el que se está muriendo.

También hay que destacar la aportación de Dolores Fonzi en el papel de Paula, la prima de Julián, como elemento que sustenta a los protagonistas en sus momentos más bajos, a la vez que tiene que hacer su propio camino para aceptar que no puede hacer nada más en la lucha contra la enfermedad que lleva meses librando.

A pesar de la fatalidad del tema que trata, Truman” es en conjunto, un canto a la amistad, la vida y el proceso de aceptación de la muerte que consigue calar hondo desde la sencillez.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies