Black Mass. Estrictamente criminal
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Bajo la sombra de Scorsese y Coppola, Scott Cooper dirige una película basada en la vida real de un gánster desde mediados de los años 70. El nivel interpretativo encabezado por un magnífico Johnny Depp equilibra algunas imperfecciones.

James “Whitey” Bulger (Johnny Depp) es una pieza más dentro del engranaje del crimen organizado en Boston en la década de los 70. Pero todo cambiará con la llegada al FBI de John Connoly (Joel Edgerton) que propone el gánster convertirse en informante a cambio de ayudarle a liquidar la banda mafiosa rival. De este modo, Bulger, en una espiral criminal sin fin, se convertirá en el peligro público número uno. Y esto pondrá en peligro la vida y el estatus de todos aquellos que tiene a su alrededor.

Con el trinomio policía, mafia y políticos, Cooper elabora un cóctel con sabor a thriller. Aunque con alguna excursión hacia los lugares comunes de este género, el ritmo y montaje cumplen con las expectativas. El filme entretiene y nos brinda un dinamismo aceptable que hace que la historia se siga sin demasiada dificultad. Sin embargo, un exceso de información y las ganas de ofrecer una visión muy amplia de Bulger hacen que, a menudo, la tensión y la atmósfera se desvanezcan. El guión de Mark Mallouk y Jez Butterworth basado en el bestseller “Black Mass: The True Story of an Unholy Alliance Between the FBI and the Irish Mob” de Dick Lehr y Gerard O’Neill prefiere la acumulación a la concreción. Quizás centrarse en uno o dos aspectos de la personalidad de Bulger habría dotado de más fuerza y carácter el producto final.

Black Mass Johnny Depp

Pero hay que destacar, por encima de cualquier otro aspecto, un nombre propio: Johnny Depp. Sublime. Apunta hacia el Oscar. Con la que quizás es la mejor interpretación de su carrera. Una mirada plagada de frialdad sórdida, adaptada con unas lentillas azules, conduce su personaje por un camino donde la psicopatía, la agresividad y la ternura se golpean y se cogen de la mano. Él solo es capaz de cargarse el protagonismo y el peso del film para llevarnos por caminos llenos de crudeza y violencia. Se basta con un solo gesto, con un desafío visual, para escupirnos en las entrañas y para rasgarnos el alma. Es tal su poder de persuasión que arrastra al resto de actores hacia un nivel interpretativo que, per se, sustenta la película. Joel Edgerton, Benedict Cumberbatch, David Harbour … (los podríamos nombrar a todos) juegan la partida, junto al biopic, con un resultado espectacular.

“Black mass. Estrictamente criminal” se convierte en un film de buenas intenciones y excelentes resultados, a ratos. El ambiente y la profundidad quedan afectados. A pesar del buen ritmo y la buena construcción del relato, echamos en falta detalles: vivenciales y emocionales. Los años del famoso gánster pasan demasiado deprisa, y nos impiden saborear la sangre y y sentir el perfume del crimen. Eso sí, disfrutaremos de unas interpretaciones que nos dejarán helados. Scott Cooper nos ofrece un diamante en bruto. Con luz, pero por pulir. Y es que la sombra de Scorsese y de Coppola sigue siendo muy alargada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X