Amama
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

“Amama”, la película dirigida por Asier Altuna que se pudo ver en competición oficial luchando por la Concha de Oro en el último Festival de Donostia, es un poema visual que impacta.

Árboles talados, arte que captura almas, la confrontación entre tradiciones y modernidad envuelto con la música de Mursego y Javi P3z. Filmada durante siete semanas no correlativas para captar el paso de las estaciones en los bosques de Aldatz (Navarra) y Artikutza, “Amama” narra una “historia de incomunicación y de ruptura entre generaciones”, con el pero como vida y posterior declive. Una historia que se nutre de las experiencias del cineasta, que confesó en rueda de prensa haber pintado una ‘Amama’ como la que recordaba de niño: «Sentada en la cocina, siempre callada, pero siempre ahí».Como “Amama”,  Amparo Badiola, una mujer que no había actuado nunca y que confesaba que la película le había devuelto las raíces que el exilio le había tomado.

El caserio representa un mundo antiguo, una forma de vida, sabiduría y valores, que se desvanece ante nosotros. El caserio es familia, un clan que tiene sus raíces en lo más profundo del conocimiento heredado por siglos. La familia es el lugar donde chocan dos mundos, donde se rompe el cordón entre padres e hijos. En “Amama” los hijos de Tomas e Isabel experimentan el conflicto entre el mundo antiguo y el nuevo. Como vivir en la ciudad sin dar la espalda al caserio de la familia, como liberarse sin romper la cadena de conocimiento, como elegir su camino sin traicionar a sus antepasados.

Amama

Amaia, hace frente a estos dos mundos que habitan a través del arte. Para encontrar su camino de salir de la casa, enfrentarse a su padre, provocar heridas y romper el vínculo. Sólo podrá avanzar si encuentra la manera de convivir con la herencia de sus predecesores. Mientras tanto, la abuela los observa a todos. Como si su mirada diera sentido a esta mutación, un mundo que se acaba y otro que parece surgir.

“Amama” habla de tradiciones y se plantea como deben evolucionar estas para no perderlas, para continuar vinculadas a un mundo que cambia y se moderniza… El film es bastante especial. “Amama” ataca los sentidos del espectador con los colores, con imágenes llenas de metáforas, con la música, con este videoarte que desarrolla Amaia y que es protagonista del clímax final. Todo ello si te toca, si te llega al alma puede ser brutal la emoción que te transmita porque habla de raíces, de vínculos familiares, de pérdidas …

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X