Yo, él y Raquel
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Las angustias adolescentes son terreno abonado recientemente para un tipo de cine indie que sabe mirarlas con un tono de tragicomedia. Un tono que conecta muy bien con un público que, por un lado se siente identificado con sus personajes, y por el otro sabe que las penas pasan mejor con alguna risa. La última muestra de este subgénero fue la gran triunfadora del pasado festival de Sundance donde puso de acuerdo al jurado que le dio su Gran Premio y también al público que la votó mejor película del certamen: Me, Earl and the dying girl .

Aquí el título se ha traducido de forma discutible por Yo, él y Raquel“, no sea que lo de la chica moribunda asustara algún potencial espectador, aunque este aspecto de la trama no es un secreto.

El protagonista de la història es Greg (Thomas Mann), un chico que pasa por la habitual fase de inadaptación adolescente, de sentir que no encaja en ningún sitio. Su táctica para ir tirando es apuntarse a todos los clubs del instituto para pasar el rato con todos y a la vez pasar inadvertido. Los más parecido que tiene a un mejor amigo, es Earl (RJ Cyler) con quien se dedica a rodar peculiares versiones de clásicos del cine. Un día la madre de Greg (Connie Britton) le pide que pase tiempo con Rachel (Olivia Cooke), una chica de su instituto a quien acaban de diagnosticar leucemia. A pesar de la reticencia inicial, entre los dos de establecerá una curiosa amistad que les dará confianza para afrontar tanto la vida como la muerte.

Olivia Cooke i Thomas Mann a "Yo, él y Raquel"

La historia de Yo, él y Raquel” parte de una novela de Jesse Andrews que con su adaptación escribe el que es su primer guión para una película. La dirección se ha puesto en manos de Alfonso GomezRejon, quien trabajó durante años como asistente personal de gente como Martin Scorsese o Robert De Niro y después ha hecho carrera dirigiendo para televisión en series como American Horror Storyo Glee.

Ambos, apoyados por la natural pareja protagonista, plantean una historia triste que se hace llevadera y cala gracias al contrapunto de un sentido del humor muy indie. De este modo, aunque quizás el resultado no es tan diferente como nos insiste el narrador en que es y que en algún momento lo pierden, saben encontrar un buen equilibrio entre el drama y la comedia, lo triste y lo alegre, y como hablar tanto de la muerte como de la vida. Además la dedicación de los dos chicos protagonistas a rodar particulares versiones cortas de filmes como Apocalipse Now“, “Ciudadano Kane“, “El séptimo sello” o “La naranja mecánicaes un divertido guiño para los cinéfilos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X