Caiguts del cel
5Nota Final

“La vida tranquila y feliz de una pareja pequeño burguesa de mediana edad se ve trastornada bruscamente cuando, un buen día, sin motivo ni explicación aparente, empieza a aparecer dinero dentro del comedor de su casa. La situación se lía cuando se ven implicados la mujer de la limpieza de la pareja, que es extranjera, y un peculiar vecino muy inquietante. Y todo, para llegar a un final absolutamente inesperado que ningún espectador no debería revelar.”

Cómo se acostumbra a decir: “mucho ruido y pocas nueces”. El Teatre Condal vuelve a abrir la temporada con un reparto estelar, un director de extensa carrera, una escenografía propia de un plató de televisión y un planteamiento argumental que, como mínimo, llama la atención. Pero todo se queda en un intento de seguir con las convenciones teatrales de siempre, sin darse cuenta de que ahora todo esto es cosa de las sit-coms.

La media de edad del público ronda los 70 años, una audiencia que, normalmente, busca un teatro fácil, de risa simple y que los haga olvidarse del mundo sin muchas complicaciones. Si este era el objetivo de Sergi Belbel, conseguido. Pero vender esta obra como una mezcla entre “théâtre de boulevard” y “teatro del absurdo” es demostrar un desconocimiento absoluto de cualquiera de los dos tipos de teatro. Que el público de la tercera edad no sepa cuando reír, y que el público joven no lo haga y se aburra, indica que, más allá de la base, todo el resto no va bien. Y que el final del espectáculo no tenga sentido, no convierte una obra naturalista en teatro del absurdo.

Jordi Bosch y Emma Vilarasau interpretan de nuevo a un matrimonio, esta vez uno que se encuentra con que llueve dinero dentro de su salón. El planteamiento, cómo hemos dicho, llama la atención. Uno se podría esperar monólogos llenos de filosofía, actos simbólicos y debates de carácter político que hicieran plantearse al espectador su existencia social. Nada más alejado de la realidad. En vez de esto, nos encontramos con un capítulo de Alf que, a pesar de que Vilarasau se deje la piel (y la voz), no consigue ni la mitad de ritmo.

Caiguts del cel hace creer que hay una parte del teatro que no ha evolucionado. Seguimos con las comedias de líos que intentan ser de nueva generación pero que lo único que hacen es quedarse con lo malo y exagerarlo. Sabe realmente mal tener que hacer una crítica así de un equipo tan bueno, quizás las expectativas hicieron caer la realidad.



Teatro: Teatre Condal
Web teatro
Autor del texto: Sébastien Thiéry
Dirección: Sergi Belbel
Intérpretes: Emma Vilarasau, Jordi Bosch, Carles Martínez i Anna Barrachina


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies