El festival está en las últimas en el día que Johnny Depp protagoniza una de las Perlas y que Emily Watson llega a San Sebastián a recoger su premio Donostia. Para rematar la sección oficial “Les démons” y una cloenda musical y no demasiado exitosa “London Road”.

Las demonio

LES DÉMONS / THE DEMONS

En las postrimerías del Festival llega a la sección oficial “Les démons” un filme canadiense con la niñez como protagonista. El filme nos traslada a Montreal donde se están produciendo una serie de secuestros de niños. Félix, un chico de diez años de un barrio residencial de pacífica apariencia es el protagonista a través de los ojos del qual viviremos esta aventura. Imaginativo y sensible, Félix, como muchos niños, le tiene miedo a todo: el posible divorcio de sus padres, que parecen atravesar una crisis; los maníacos que acechan a los niños pequeños; los vecinos sospechosos, e incluso el SIDA. Poco a poco, los demonios imaginarios de la infancia se mezclan con los de una realidad inquietante.

El director canadiense Philippe Lesage explora en “Les démons”, “los miedos y los demonios imaginarios y reales de la niñez”. En su primer trabajo de ficción, el realizador ha querido dar “espacio y libertad” a los actores para conseguir “una imagen de vida real dentro de la ficción”. Un reparto que consta, básicamente, de niños y adolescentes, y muchos de ellos en su primer papel en la gran pantalla. Entre algunos de los actores están Édouard Tremblay-Grenier, Yannick Gobeil-Dugas, Vassili Schneider, Sarah Mottet, Mathis Thomas, Théodore Pellerin y Rose-Marie Perreault.

“Las demonio” es un film al que le cuesta centrarse en el tema. Aunque en la sinopsis oficial lo centre en los secuestros de niños, el film deambula por muchos temas y momentos de la vida de Félix: su familia, las peleas de los padres, el primer amor, la crueldad infantil, el despertar sexual …. hasta el momento en que el director se concentra en un único sentimiento, el miedo de todo lo que Félix va descubriendo y, finalmente, acaba decidiendo que quiere hacer un thriller bastante oscuro. El conjunto de la película es desequilibrado, con una primera parte que se contempla demasiado y narra poco y una parte final que descoloca y incomoda por el tema que trata: la pedofilia en su caso más extremo.

Black Mass

BLACK MASS

Tras “Les démons” decidimos ser infieles a la sección oficial para adentrarnos en otra de las Perlas del Festival, “Black Mass”.

“Black Mass” nos traslada al sur de Boston, en la década de 1970, cuando el agente del FBI John Connolly convence al gángster irlandés Jimmy Bulger para que colabore con el FBI para así poder eliminar a su enemigo común: la mafia italiana. Esta nefasta alianza escapa de cualquier control, permitiendo que Bulger evada el peso de la ley mientras consolida su poder y se convierte en uno de los gangsters más implacables y peligrosos de la historia de Boston.

El director Scott Cooper ha transformado Johnny Depp en el temible gángster James ‘Whitey’ Bulger. Lo cierto es que ya le hacía falta al actor un papel cómo Dios manda, lejos de las caricaturas a los que nos tiene acostumbrados últimamente. No son sólo los cambios físicos en los que se ha sometido el actor, Bulger era medio calvo, con una escalofriante mirada azul y un rostro demacrado. Además en “Black Mass”, Depp construye un personaje que inquieta e impone con su frialdad y crueldad. El actor es lo más destacado de un thriller bastante clásico, correcto pero no excesivamente trepidante.

Además de Depp, el reparto de ‘Black Mass’ cuenta con Joel Edgerton que interpreta John Connolly, el agente del FBI que, cegado por su ambición y por los vínculos de la infancia, ayudó Bulger a extender su imperio impunemente, y Benedict Cumberbatch como Billy Bulger, hermano del mafioso y senador por Boston.

“Black Mass” se basa en hechos reales. James ‘Whitey’ Bulger fue uno de los capos más despiadados de la escena delictiva de Boston y durante más de una década, hasta que fue capturado en 2011, fue uno de los más buscados por el FBI.

Emily Watson

EMILY WATSON

Emily Watson ha llegado a Donostia para recoger el premio. Un galardón que en la rueda de prensa ha reconocido que no conocía y que, con flema británica, se mostraba sorpresa que le hayan dado -ella y muchos de los que estábamos en la sala de prensa- porque todavía cree que tiene mucho para ofrecer como actriz .

Ha sido una rueda de prensa desangelada. No es que no haya sido amable respondiendo y después firmando autógrafos pero por el volumen de gente que había en la sala quedaba claro que no era un nombre como el de otros años llenaba el lugar a rebosar.

Watson, a la que hemos visto mucho en dramas, se ha descrito como una actriz para descubrir para la comedia y que le encantaría hacer de villana.

Emily Watson entregaría el premio Donostia a compañeras como Helen Mirren, Maggie Smith y Judi Dench, actrices “clásicas” de su país, “ahora famosas porque han trabajado en el cine”. “Anteponen el trabajo a su propia vanidad. Me encanta honrar la labor de estas mujeres “, ha manifestado.

Sobre su futuro no lo tiene claro. “No tengo realmente un plan para mi carrera, es una vida como de gitano, te dejas llevar donde te lleve el viento. A mi edad, con hijos y familia, es un desafío. Siempre he intentado interpretar papeles que tienen cierta integridad. Unas veces tienes éxito y otras no “, ha explicado.

London Road

LONDON ROAD

Y esto se acaba amigos y lo hace con “London Road”, una película que sigue con la tónica de la Sección Oficial de este año: Uff, ¿qué es esto ?!

“London Road” narra los sucesos reales que conmocionaron a la población de Suffolk en 2006, cuando la tranquilidad de la ciudad de Ipswich se vio alterada por el descubrimiento de los cuerpos de cinco mujeres. Los residentes de London Road llevaban años luchando contra la frecuente aparición de hombres que recorrían la calle para solicitar los servicios de prostitutas. El filme describe cómo la comunidad se convierte en el epicentro de estos trágicos sucesos.

Hasta aquí lo que podría ser la sinopsis de una película de sobremesa de domingo. Pero Rufus Norris, el director, no lo narra de cualquier manera, lo hace en clave musical. No tenemos nada en contra de este género, en realidad somos fans de algunos, pero “London Road” cuesta de pasar. Tal vez es su música estridente, quizá porque las letras son demasiado repetitivas o porque una vez pasa la sorpresa de que te canten las noticias, el film no tiene nada del otro mundo. Sí, ofrece unas reflexiones interesantes de cómo se reacciona ante un hecho violento tanto mediáticamente como la gente que lo ha vivido de cerca, pero no es nada que no se haya explicado en muchas otras películas.

PD Sale Tom Hardy pero no sabemos exactamente qué hace …

En fin, sólo queda el Palmarés y eso será todo … hasta el año que viene.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X