Un día perfecto
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Sophie, Mambrú, Katya, Damir y B son un grupo de cooperantes que tienen una misión: conseguir sacar del fondo de un pozo el cadáver de un hombre que alguien ha lanzado de forma intencionada con la finalidad de impedir el abastecimiento de agua de la población de la zona.

Sophie quiere ayudar a la gente, es su primer día y deberá enfrentarse a situaciones difíciles como ver su primer cadáver o tener que tomar decisiones de vida o muerte. Mambrú quiere volver a casa, ya tiene suficiente de conflicto, a la vez se cruza con su antigua amante, Katya, que para que ha venido a desmontar la misión. B no sabe lo que quiere ni dónde quiere ir a parar y considera que aquello es su hogar. Y finalmente Damir, el traductor que acompaña a los cooperantes y que no se limita a ser un mero espectador de sus tareas. Estos son a grandes rasgos los personajes que protagonizan Un día perfecto. La película transcurre en poco menos de 24 horas y como espectadores nos convertimos en testigos del día a día del grupo de cooperantes, viendo con detenimiento las situaciones inesperadas que deberán sortear para conseguir su misión, a la que no renuncian con la finalidad de echar una mano a la población.

Fernando León de Aranoa siempre ha destacado por una narrativa muy meticulosa, pausada y estudiada. A la vez, su perfeccionismo visual se acompaña de un esmerado trabajo a la hora de construir a sus personajes. Un día perfecto sigue por este camino, del que ya disfrutamos en las galardonadas Los lunes al sol y Princesas. Aunque los inicios de la película pecan de una sobrada lentitud y tienen el riesgo  de cansar al espectador, antes de llegar a su ecuador recupera el ritmo y engancha e implica al espectador. La suerte de la película sin duda son las interpretaciones de todos los actores de Benicio del Toro y de Tim Robbins, -casi desconocido y devorado por el personaje de B- que amenizan cada minuto de metraje.

Un día perfecto

Con esta película, adaptación de la novela “Dejarse llover” de Paula Farias coordinadora de emergencias de Médicos Sin Fronteras, León de Aranoa hace un salto a nivel internacional. La película se presentó y tuvo un buen recibimiento en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes, certamen poco habitual a recibir films de producción española más allá de Almodóvar o Amenábar, pero que en este caso apreció la capacidad de hacer pensar desde el humor de Aranoa. Muy recomendable para fans de películas ambientadas en conflictos bélicos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies