Cuatro fantásticos
2Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Esta podría ser una crítica muy breve, porque lo que se puede decir de la nueva adaptación de los  4 Fantásticos al cine puede resumirse en que es un enorme despropósito. Este film nació gafado, ha tenido un proceso de producción tortuoso, se anticipó con un tráiler que hacía temer lo peor y finalmente ha confirmado el desastre con su estreno.

En cierta manera, sorprende que con la cantidad de cine de superhéroes al que estamos sometidos actualmente, y cómo este ha demostrado sus posibilidades técnicas y narrativas de sobras para el entretenimiento, ¿por qué nadie es capaz de realizar una película notable sobre estos personajes con tanto potencial de los cómics Marvel?

Diez años después de la versión que protagonizaron Jessica Alba, Ioan Gruffudd, Chris Evans y Michael Chiklis (que después tendría una secuela), y que se quedó en el aprobado justito, se quería reiniciar la saga y contar los orígenes de los 4 protagonistas y su archienemigo, Victor Von Doom. Así, este nuevo film arranca explicándonos fragmentos de la infancia de Reed Richards, que ya en la escuela demostraba su brillante mente científica a pesar de ser un incomprendido. Y vemos cómo nace su amistad con Ben Grimm desde pequeños. Ya de jóvenes, uno de sus inventos llamará la atención de Franklin Storm, quien contratará a Reed (Miles Teller) para trabajar en la Fundació Baxter formando equipo con sus hijos Sue (Kate Mara) y Johnny (Michael B. Jordan) -en esta versión hermanos adoptivos. Reed acabará sumando a Ben (Jamie Bell) al equipo y ya tenemos al cuarteto reunido. Un accidente en la prueba de su invento para viajar entre dimensiones les acabará otorgando distintos poderes a cada uno: Reed pudiendo estirar sus extremidades como si fueran de plástico, Johnny convertido en una antorcha humana, Sue pudiendo hacerse invisible o crear campos de fuerza, y Ben transformado en una mole de piedra.

Fantastic 4

Después de esos minutos del principio sobre los inicios escolares, que serían la parte novedosa y más interesante, se suceden una serie de hechos de poco interés, explicados lentamente y que no funcionan como camino hacia un crescendo que atrape al espectador. Entonces, de repente, parece que alguien se dé cuenta de que se está haciendo una película de héroes y todo se acelera de forma atropellada. Al menos esa es la parte en la que los efectos especiales lucen un poco y también se deja espacio a un poco de humor.

Pero finalmente, cuando uno piensa que por fin ha llegado el momento de la acción, da la sensación de que ya se han acabado las ideas, las ganas y el presupuesto, y el enfrentamiento entre los Fantásticos y Doom queda reducido a una anécdota resuelta a toda prisa. Resultado, al espectador le queda la impresión de que ha estado una hora viendo como le contaban cosas que no le interesaban y que cuando por fin tenía que llegar lo bueno le dejan con las ganas.

El director, Josh Trank, no se ha cortado a la hora de despotricar y quitarse la culpa de encima diciendo que el resultado final se debe al montaje que han hecho los productores y que no coincide con el que quería hacer él (de más de tres horas). Seguramente no sabremos nunca si la cosa hubiera mejorado en caso de que el montaje final hubiera sido el deseado por Trank, pero sea como sea en el resultado estrenado en el cine los vacíos y los cambios de ritmo saltan a la vista.

En el apartado interpretativo tampoco hay mucho que defender. No es que los actores protagonistas sean malos, pero el guión y el tempo, acaban afectándoles y lo que vemos son unos fantásticos rígidos, con poca química entre ellos y que no despiertan demasiada empatía en el público.

Y en las licencias que se han tomado respecto a los cómics ya mejor ni entrar porque, si todo lo mencionado no fuera suficiente, los seguidores de las viñetas ya acabarían de tirarse de los pelos.

Triste tener que decir que el mejor entretenimiento que han creado estos nuevos “4 Fantásticos“ es el generado fuera de las salas, con el cruce de acusaciones entre las partes implicadas y la lucha abierta entre una FOX empecinada en mantener los planes para una secuela en 2017 y los que recogen firmas para conseguir que los derechos de los 4 Fantásticos vuelvan a la Marvel; a ver si así podemos ver, por fin, una adaptación digna.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies