Rey gitano
3Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Dirigida, escrita y producida por Juanma Bajo Ulloa, “Rey gitano” llega a los cines con más ruido que contenido.

Como eje motor de la película, el examen al que deben someterse unas heces aparece además de escatológico, premonitorio. Unos detectives venidos a menos están en la ruina total. Karra Elejalde interpreta a Jose Mari y Manuel Manquiña a Primitivo, especialista en recogida y análisis de deposiciones. Eso les ayudará a sobrevivir. Cuando todo parece perdido, reciben una inesperada oportunidad: Gaje (Arturo Valls) quiere demostrar que es hijo del rey y les encomienda obtener pruebas reales. Hablando en plata: la misión es un mierda.

En una España dominada por el tópico este film amalgama un compendio de elementos característicos de la época presente. La crisis de la monarquía, la identidad de los pueblos del estado, la izquierda y los excesos políticos se convierten en la diana humorístico-cómica de la propuesta. Pero todo ello queda en una mera declaración de intenciones. El exceso de chistes y bromas previsibles que se van sucediendo pretenden anexar secuencias de tempo muerto. El resultado: el espectador se siente engañado. Se le muestra un lugar común que ya conoce y que se le representa con demasiado artificio. Una narración en la que aparece como un paciente pasmado. No participa, no se le pide ningún acto de interpretación. Porque lo no dicho, simplemente, no está.

Rey gitano

El guión no se sostiene, ni tan solo en un escenario de parodia extrema. La trama, superflua e inconsistente, carece de un sustento sólido al que agarrarse. Lo que ocurre, pues, se corresponde más a un delirio de autor que a una relación de acción reacción. En ningún momento el film transmite veracidad. La construcción de unos personajes arquetípicos carentes de profundidad provoca un desaliño difícil de clasificar secuencia tras secuencia. El duo de investigadores: Jose Mari con todos los símbolos de la izquierda republicano, nacionalista y comunista; Primitivo, franquista, monárquico… Este choque de miradas se resuelve sin más. Lo que debería ser un conflicto del que sacar jugo y situaciones hilarantes se convierte en una relación basada en el sobredicho… la historia se desvanece. Y las risas siguen sin aparecer.

Ni las inconmensurables Rosa Maria Sardà y Charo López consiguen reflotar una película a la que le falta personalidad. Un claro ejemplo de zozobra fílmica. Dónde ni el mejor de los elencos sería capaz de sacar algo potable. Únicamente funciona algún elemento del montaje: música, slow-motion… nada original y tan correcto como insuficiente. En definitiva, una propuesta que transcurre a la caza de un excremento y que… La metáfora se me aparece tan clara que prefiero no untarme. Mejor lo dejo aquí y evito pringarme.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X