Shell, Festival Frinje en Madrid
8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

“La vida os pasará delante de los ojos si os sentáis en el banco de una área de descanso. O, cuanto menos, fragmentos de vidas que posiblemente se repetirán una y otra vez en un tipo de suplicio mítico que, a veces, ni siquiera no seréis capaces de percibir. Porque las vidas, las pasiones o los sentimientos parecen personales y exclusivos, pero quizás no son más que repeticiones o nuevas versiones de vidas, pasiones o sentimientos que alguien ya ha vivido o experimentado anteriormente y que se repiten una y otra vez hasta el infinito. “

Albert Boronat se aferra al mito de Sísifo para justificar la vivencia impersonal en la que cae el ser humano. La narración fabulosa trata de un mortal que hizo enfadar a los dioses griegos con su astucia y que fue condenado a cargar una roca gigante hasta la cumbre de una montaña sólo para volverla a bajar y repetir el ejercicio durante toda la eternidad. De aquí se extrae, tal y como hizo Camus en un ensayo, la necesidad humana de plantearse el valor de la vida.

En Shell las repeticiones suceden, según el antropólogo francés Marc Augè, en un espacio denominado “no-lugar” por ser un escenario sin importancia por sí mismo y sólo encontrar definición por el uso que se le da. En este caso, se escoge una área de descanso de una autopista con unos personajes sin identidad sentenciados a hacer y rehacer fragmentos de vidas que posiblemente no les pertenezcan dentro de este infierno contemporáneo. “Pero creo que nadie debería encontrar sus raíces en un lugar como este”.

shell2

La compañía de Projecte Nisu retrata este espacio vil con voces en off y con actores que sólo emiten onomatopeyas. La escenografía a cargo de Margherita Montovani, está perfectamente vestida y destaca una cortina en la que se proyecta, un suelo de colores azules y unas letras de neón reproduciendo el título del espectáculo. Estas últimas varían según la necesidad del texto y entran en una dinámica de juego vocálico intentando favorecer el contexto. De Shell acontece, he, she y hell. Con la suma de un texto fragmentario y lleno de imágenes plásticas se engendra una puesta en escena principalmente estética. De aquí nacen imágenes como, por ejemplo, la iluminación de “he” y una voz que recuerda cosas como: “Dejadme caer por la ventana con confeti en el pelo”.

Esta pieza, que ha sido escogida para cruzar el puente aéreo y aterrizar en el Frinje Madrid, demuestra su habilidad para poner en marcha un mecanismo estético- filosófico capaz de reconocer el carácter irrisorio de la costumbre y la inutilidad del sufrimiento.

Porque ahora no sé muy bien qué hacer con esta paz y paso las horas leyendo todo eso sobre personas que hace mucho tiempo tomaron decisiones y arriesgaron de verdad…

(…) No hay ninguna paz que no sea precaria.”

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X