Bangkok
7Nota Final

En un aeropuerto sin aviones, un anciano busca poder viajar hasta Bangkok afirmando que tiene un billete válido. El guarda de seguridad del aeródromo se apiada de él, le deja quedarse e inician una conversación en la que no solo se cuestionarán sus vidas y la situación política en la que están sumidos, sino que se revelará, poco a poco, su auténtica naturaleza.

Dentro del Festival Grec 2015, La Villarroel presenta Bangkok, una obra del multipremiado Antonio Morcillo López ganadora del Premio SGAE de Teatro 2013. Un texto crítico, entretenido y fresco que simboliza un viaje por las mentes de los más tocados por la situación política.

Dos personajes en un aeropuerto sin aviones. Uno es el guarda de seguridad y único trabajador que queda en el aeródromo (exceptuando a su compañero), el otro es un anciano al que han estafado y tiene un billete para viajar a Bangkok en un avión que aparentemente sale de ahí. El primero, interpretado por Dafnis Balduz es un hombre con incontables carreras, masters y cursos de especialización que ha acabado siendo un simple guarda de seguridad que ni siquiera se dedica a eso, sino que su tarea se basa en entrenar halcones. El segundo está interpretado por Carlos Álvarez-Nóvoa, ganador del Premio Goya, que hace un magnífico trabajo en el papel de un viajero perdido con una misteriosa historia que pone patas arriba la vida del guarda de seguridad.

Empezando ya con un planteamiento claramente crítico y reconocible para todo tipo de público, Bangkok es una conversación filosófica entre dos personajes con visiones del mundo y experiencias vitales muy distintas que se encuentran en el mismo espacio y tiempo, aparentemente, por casualidad. Pero lo que empieza siendo un relato interesante, sencillo y apacible para la reflexión humana con toques de misterio, acaba convirtiéndose en una enrevesada historia de secretos y traiciones llevados al extremo.

Morcillo presenta un texto que parece que se moja pero que acaba con una simple capa de rocío. Una crítica social que se decanta por lo fácil y vendible que acaba siendo muy ambigua y dice lo que cualquier tipo de público querría escuchar. Aun así, la primera mitad de la obra, antes de que todo dé un vuelco demasiado exagerado como para no marear al público, ofrece al espectador unas visiones completamente lógicas y atadas a los personajes que se definen, siendo así los diálogos un partido de tenis que la audiencia disfruta hasta el final.

Bangkok es una obra con la que uno se tiene que entender e identificar. Es una obra bien dibujada e interpretada que necesita una predisposición por parte del público de entrar completamente dentro del universo que Morcillo presenta. Es así como seguro que el espectador puede disfrutar enteramente el texto y no dividirlo en dos partes.



Teatro: La Villarroel
Web teatro
Autor del texto: Antonio Morcillo López
Dirección: Antonio Morcillo López
Intérpretes: Carlos Álvarez-Nóvoa, Dafnis Balduz


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies