"Chapuzas de amor" de Jaime Hernandez
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Una nueva entrega de la imprescindible saga de Locas de Jaime Hernandez, en esta caso protagonizada por Margarita Luisa Chascarrillo, uno de sus personajes más queridos. Una lección magistral de sensibilidad y (post)humor impartida por uno de los maestros del cómic contemporáneo que ahora podrán disfrutar en la excelente edición de La Cúpula.

Hace tiempo que Locas de Jaime Hernández dejó de ser un còmic underground al uso para convertirse en una especie de novela-río en marcha, en una suerte de “comedia humana” postmoderna, desoladora y también humorística que, cada cierto tiempo, reaparece en nuestras vidas para brindarnos nuevos momentos de felicidad. El californiano de origen mexicano Hernández, una de las luminarias de la novela gráfica independiente, lleva casi treinta años con este proyecto que se ha ido desgajando en piezas autónomas del nivel de Chapuzas de amor. Las nuevas aventuras (o desventuras) de Margarita Luisa Chascarrillo, alias Maggie (uno de los personajes fundamentales de Locas), con las que recientemente ha conquistado el Los Angeles Time Book Prize y que ahora nos presenta La Cúpula en una cuidada edición, son una serie de viñetas vitales que se devoran con una risa congelada, con una evidente complicidad hacia unas criaturas desnortadas que sin embargo todavía siguen luchando por dotar de sentido a su estancia en el planeta Tierra.

Chapuzas de amor empieza como lo haría una buena película de Jim Jarmusch o de Todd Solondz: con unos personajes marginales que observan a una mujer en su trayecto diario y se hacen preguntas sobre su vida; un momento aparentemente insignificante, en tono menor, que pronto activa el resorte de unos relatos cruzados que depararán inesperados momentos de emoción al lector. Pronto descubriremos que nada es lo que parece: ni la mujer ni su observador han llevado una vida convencional. Su destino ha sido más bien errático y de hecho todavía les depara nuevas sorpresas, Ambos arrastran además un pasado traumático que emerge en episodios inolvidables como Brownton, el doloroso flash-back infantil en el soporífero “pueblo marrón” al que se mudó la familia Chascarrillo y que, de algún modo, marcó el destino de los hijos. Pero a Maggie no le gusta recrearse en el pasado; ella es, ante todo, una superviviente que todavía batalla por el amor. Quizá por eso, Hernández premia a su personaje con un aparente, e irónico, happy end, de una inesperada ternura.

El autor de Locas (junto a su hermano Beto) comparte un abrumador talento para el “realismo sucio” comiquero preñado de emoción. Es el John Cheever o el Richard Yates de la novela gráfica de suburbio contemporánea. Su secreto se basa en la capacidad para crear personajes inolvidables, como nuestra querida Maggie o el melancólico Ray Dominguez, y en sus habilidades con la narración de vocación cinematográfica (entre las que destaca especialmente el magistral uso de las elipsis que obligan al lector a repensar todo lo leído hasta ese momento). Chapuzas de amor es una nueva muestra superlativa de la madurez de un autor que ya arrastra el estatus de “clásico” del cómic underground. Sumérjanse en sus páginas y recrearán esa sensación agridulce y a la vez adictiva que a menudo asociamos con nuestra propia vida.



Editorial: La Cúpula
Web editorial
Págines: 124
Precio: 14,50 €
Guión: Jaime Hernandez
Dibujo: Jaime Hernandez
Formato: 17,2 x 22 rústica, blanco y negro


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X