Y llegó lo nuevo de Hou Hsiao-hsien para éxtasis de sus fans y aburrimiento mortal del resto. ‘The Assassin’ es para algunos una de las películas más bellas de la historia del cine. Para otros la más aburrida. En ‘Chronic’ del mexicano Michel Franco destaca la interpretación de Tim Roth y la última de las películas francesas de la competición, ‘Valley of Love’ con Gérard Depardieu e Isabelle Huppert, también ha decepcionado.

Desde que Thierry Frémaux el pasado 16 de abril anunció que la última película de Hou Hsiao-hsien participaría en esta edición del Festival de Cannes hemos tenido a la cinefilia y la crítica más militante en ascuas. No en vano han pasado ya 8 años desde que el director chino presentó ‘El vuelo del globo rojo’ y casi 3 desde que se anunció el inicio del rodaje de The Assassin’, la película wuxia (artes marciales en un contexto histórico a lo ‘Tigre y dragón’) de uno de los directores más intimistas del cine actual.

El resultado es uno de los filmes más bellos que hemos visto y veremos en mucho tiempo. Visualmente tan absorbente y fascinante, que consigue que la trama y el argumento pasen a segundo plano, que no importe que su historia avance a fuego (demasiado) lento. La belleza de las imágenes se impone. La dirección artística, el vestuario, los exteriores, la luz, los movimientos de cámara, los encuadres, el montaje, todo está orquestado para que lo que se vea en pantalla luzca espectacularmente bello. A Hou Hsiao-hsien no parece importarle demasiado explicar la historia de la asesina enviada a matar al gobernante de una región rebelde que fue su prometido. O el conflicto entre su sentido del deber y sus sentimientos.

assassin

Pero el estilo de Hou Hsiao-hsien está en las antípodas del Zhang Yimou de ‘Hero’ o ‘La casa de las dagas voladoras’ o el de Ang Lee en ‘Tigre y dragón’. Nada que ver con su exuberancia y desparrame de colorido o los largos vuelos y las piruetas en las batallas. En ‘The Assassin’ todo es arrebatadoramente hermoso, pero parece real. Las secuencias de peleas son breves y contundentes, pero creíbles.

Para parte de la crítica ‘The Assassin’ es la mejor película presentada en esta edición del festival. Para otra parte, la más aburrida. Para el jurado, no lo sabremos hasta la tarde del próximo domingo.

Tras ganar el premio Un Certain Regard de 2012 con ‘Después de Lucía’, el mexicano Michel Franco ha debutado en la competición grande del Festival de Cannes con Chronic, su primera película hablada en inglés protagonizada por un magnífico Tim Roth, convertido desde ya en favorito al premio al mejor actor.

En ‘Chronic’ interpreta a un enfermero especializado en el cuidado de enfermos terminales, tan eficiente y profesional en su trabajo, como torpe e incapaz en sus relaciones con los demás.

chronic

Rodada en su mayoría con planos fijos, Franco muestra la rutina del personaje con distancia, cómo atiende a los enfermos que cuida, cómo los lava, cómo les da de comer, cómo los trata y cómo acaba estableciendo vínculos muy íntimos con ellos. Nada nuevo que contar, ni nada que no hayamos visto antes, pero Franco consigue inquietar y mantener el interés gracias a la forma en la que va dando la información sobre el pasado protagonista al espectador que es lo que acaba generando la tensión interna en la película. Puede ser un ejercicio de estilo, pero funciona, al menos hasta el cuestionable final.

Y tampoco la quinta película francesa a concurso ha conseguido arreglar el bajo nivel de la representación gala en esta edición, Valley of Love de Guillaume Nicloux, el director de ‘La religiosa’ y ‘El secuestro de Michel Houellebecq’, que permite reunir a dos grandes del cine mundial como Gérard Depardieu e Isabelle Huppert 35 años después de haber protagonizado ‘Loulou’ de Maurice Pialat.

valleyotl

La premisa de la película es sencilla: tras el suicidio de su hijo Michael, Isabelle y Gérard, dos actores franceses con carreras internacionales que llevan años sin verse, deben reunirse en el Valle de la Muerte de California y hacer un recorrido juntos, de acuerdo con las instrucciones recibidas en sendas cartas escritas por su hijo que se suicidó seis meses antes. En este viaje, Isabelle y Gérard hablarán, se reconocerán e intentarán ‘buscar’ a su hijo perdido.

El guión mezcla momentos dramáticos, con otros más ligeros, pero le falta originalidad y sobre todo contundencia, desaprovechando su prometedor punto de partida. Tanto Depardieu (que en la vida real también sufrió la muerte de su hijo), como Huppert consiguen dos buenas interpretaciones, que junto con los espectaculares paisajes naturales del Valle de la Muerte son lo mejor de la película.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies