Tras los problemas con la censura de su país con ‘Un toque de violencia’, el chino Jia Zhang-ke vuelve a darles vueltas a los cambios sociales y económicos de su país con ‘Mountains May Depart’. Jacques Audiard con ‘Dheepan’ no consigue elevar demasiado el nivel de la participación gala en esta edición. Mientras en Un Certain Regard se presenta la rumana ‘Comoara’ una de las pequeñas joyas de esta edición.

Tras ganar el Premio al mejor guión en la edición del 2013 por ‘Un toque de violencia’, Jia Zhang-ke ha presentado en esta edición Mountains May Depart, película que ya antes de su presentación venía precedida de rumores de probable Palma de Oro. Parece que la crítica internacional no está muy de acuerdo con esto, pero tiempo al tiempo.

El director de ‘Naturaleza Muerta’, tras los problemas que tuvo con la censura china con ‘Un toque de violencia’, vuelve a contar una historia sobre el cambio económico, cultural y de valores que ha sufrido China en los últimos años, si bien esta vez hay un giro radical en su cine. A diferencia de sus películas anteriores, esta vez pone la crítica en primer plano. La denuncia no es algo que rodea a la historia principal que narra y que se cuela en la película, sino es la propia historia la que supone una crítica directa de la asunción del capitalismo más feroz, la pérdida de los valores familiares y los problemas de comunicación entre distintas generaciones en la China actual, si bien en ‘Mountains May Depart’ quedan individualizados sobre todo en un personaje. Este cambio lleva a una simplificación en el cine de Zhang-ke, a un estilo más vivo y más directo, pero también más obvio y melodramático.

mountains

Planteada en tres tiempos (1999, 2014 y 2025) y en tres formatos de imagen distintos (1,33; 1,85 y scope), ‘Mountains May Depart’ arranca como un triángulo amoroso, evoluciona hacia una historia de separación y se remata con la constatación de la incomunicación en un futuro próximo en Australia. Pero los momentos más vivos, más sorprendentes y más estimulantes de ‘Mountains May Depart’ se derivan de la excelente utilización del tema ‘Go West’ de los Pet Shop Boys. Sin lugar a dudas, uno de los hitos de esta edición del Festival de Cannes.

En lo que no cambia Zhang-ke es en la presencia de Zhao Tao, su esposa, como protagonista de la película, que en ‘Mountains May Depart’ logra una de las mejores interpretaciones de su carrera y se convierte con el permiso de Cate Blanchett y Rooney Mara por ‘Carol’ en una de las favoritas para llevarse el premio a la mejor actriz de esta edición.

Y tampoco Jacques Audiard con Dheepan ha podido elevar el nivel de la participación gala en este festival de Cannes. El director francés volvía por cuarta vez a la competición en la que su mayor éxito fue ‘Un profeta’, que el valió el Premios Especial del Jurado en la edición del 2009.

deephan

Dheepan es un soldado tamil que escapa de la guerra civil en Sri Lanka con una mujer joven y una niña que se hacen pasar por su familia. En su periplo acaba en un barrio de inmigrantes de los alrededores de Paris en el que trabajará como conserje y donde intentará construirse una vida junto a su “familia” prestada aprendiendo a vivir juntos por un lado e intentando integrarse en el barrio por otro.

Con un ritmo pausado, pero firme, apoyándose en la tensión entre los distintos grupos que viven en el barrio y a pesar de lo inverosímil que resulta que ciertas actuaciones del protagonista no tengan consecuencias en un entorno tan violento como el retratado, el director de ‘De latir mi corazón se ha parado’ va construyendo una tensión sostenida que se va incrementando a medida que avanza la película, hasta la explosión final que le lleva prácticamente a un cambio de género cinematográfico, tan bien orquestado, como desconcertante.

Notable cine rumano en Un Certain Regard

Tras ganar la Cámara de Oro a la mejor ópera prima presentada en Cannes de 2006 por ’12:08 al este de Bucarest’ y el FIPRESCI y el Premio Especial del Jurado de Un Certain Regard con ‘Politist, adjectiv’, el rumano Corneliu Porumboiu ha presentado en esta misma sección Comoara (Treasure), la búsqueda de un tesoro enterrado que emprenden Costi, el padre de un niño de 6 años, y su vecino en el jardín de la casa familiar de éste.

comoara

Planteada como una especie de cuento de Robin Hood moderno, ‘Comoara’ consigue algo tan difícil como mantener un tono ligero y simpático, mientras nos retrata las pequeñas corruptelas y la picaresca de la Rumanía actual y repasa las turbulencias de la segunda mitad del siglo XX. Para ello, Porumboiu se apoya en una puesta en escena aparentemente sencilla, pero efectiva, llena de pequeños hallazgos que junto a un muy buen guión consiguen que las pequeñas repeticiones que lo conforman resulten cada vez nuevas y diferentes.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies