“El lector del tren de las 6.27″ de Jean-Paul Didierlau
7Nota Final

El mundo que nos rodea es un lugar repleto de personas extraordinarias que no siempre llegamos a conocer. A veces, el azar se vuelve caprichoso y es capaz de conectar mundos en principio incompatibles. Suban al tren de las 6.27 y conozcan a su lector más entrañable.

Guibrando Viñol no es ni guapo ni feo, ni gordo ni flaco”. Con esta vaga descripción, el autor nos muestra al protagonista de su novela como un personaje común, sin ninguna característica particular que lo haga diferente de cualquier otra persona. Sólo hay un detalle que lo hace diferenciarse del resto del mundo. Cada mañana a las 6.27 sube a un tren de cercanías de París, se coloca en las banquetas abatibles junto a la puerta de entrada y saca algunos papeles de su carpeta. Los pasajeros van haciendo silencio, momento en el que Guibrando lee en voz alta esas páginas.

Así arranca El lector del tren de las 6.27, la novela de Jean Paul-Didierlaurent, un relato que se va convirtiendo en un cuento moderno lleno de personajes especiales que aportan alguna peculiaridad para diversificar la aparente homogeneidad reinante en las sociedades modernas. De entre ellos destacan: un vigilante de seguridad que habla en verso, un ex compañero de trabajo mutilado que encuentra sus piernas de una manera muy particular y una escritora que desarrolla su trabajo en un aseo público.

La novela ensalza la literatura como elemento vertebrador del individuo y de la sociedad. Jean-Paul Didierlaurent dota a cada personaje de una relación particular con la literatura, desde la necesidad de comunicar oralmente, a la de expresar a través de la escritura. Por otro lado, también el trabajo de Guibrando, responsable de una máquina que se encargada de destruir libros que ya nadie quiere leer, nos hace reflexionar sobre el valor de la literatura en la actualidad. De como su consumo, al igual que otros productos, una vez descartado se trata como un residuo cualquiera. Es aquí donde Guibrando rompe su monótona vida, y al rescatar las pocas páginas que han sobrevivido a la barbarie, se convierte primero en inconformista y luego en pequeño héroe al volver a dar vida a esas últimas palabras mediante la lectura en voz alta a los pasajeros del vagón del tren.

El ritmo del relato es bastante fluido gracias al equilibrio y la alternancia entre el narrador y los diálogos de los personajes. El tono de la novela va cambiando a medida que avanza, el desasosiego inicial va dando paso progresivamente a la dulzura y la esperanza de los deseos de sus protagonistas. Este es uno de los éxitos de esta novela, la agradable sensación que te va dejando a medida que vas leyendo, cómo personas sin aparente encanto van encontrando la comprensión del lector. Esta sensación que a muchos reconforta puede crear el efecto contrario en algunos lectores que vean una excesiva ligereza en el desarrollo de los acontecimientos.

Conclusión, estamos delante de un cuento moderno totalmente adaptado al siglo XXI. Un relato donde personajes incomprendidos van encontrando significado a sus vidas gracias en gran parte a la literatura. Recomendable para aquellos que busquen una novela fresca y reconfortante.


Editorial: Columna
ISBN: 978-84-664-1947-5
Páginas: 208
Precio: 17,50 €


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies