“El círculo” de David Eggers
8Nota Final

Random House publica en España la última y brillante novela de Dave Eggers. El autor de “Una historia conmovedora, asombrosa y genial”, entrega ahora un nuevo y fascinante Un mundo feliz para la era de la Galaxia Internet.

Antes de que en 2005 la revista Time lo incluyera en su lista de las 100 personas más influyentes de Estados Unidos, Dave Eggers ya había alcanzado el reconocimiento como escritor, editor de excelentes revistas como McSweeney’s y The Believer, y fundador de 826 Valencia, un centro de voluntariado que ofrece actividades culturales relacionadas con la escritura a niños y adolescentes. Su última novela trata precisamente sobre el reconocimiento social, la popularidad (sobre todo la digital), la privacidad y otros temas relacionados con el particular “viaje” emprendido por la Humanidad del mundo “real” al “virtual”. El círculo es de hecho una estimulante “parábola” con ambiciones (legítimas, por supuesto) de convertirse en la próxima gran novela americana distópica del siglo XXI. Como bien reza la cita de Times contenida en la faja promocional de la edición española: “El Gran Hermano ya está aquí, y somos nosotros mismos”.

Tal y como suele ocurrir en la mejor tradición de la literatura apocalíptica, El círculo nos narra la particular inmersión de un héroe común” –en este caso, la joven Mae Holland– en un ambiente fascinante y al tiempo subyugante. El círculo es la empresa de nuevas tecnologías en la que todo el mundo le gustaría trabajar; el sueño húmedo de todos los que aspiran a cumplir el Silicon Valley Dream; The Next Big Think después de Apple, Google o Facebook. Esta empresa, que ha conseguido revolucionar los servicios universales de Internet, es una mezcla entre el maravilloso mundo de Oz, el jardín del Edén y una absorbente secta capaz de controlar cada uno de los pasos de sus empleados. El nivel de inmersión en sus actividades se asemeja al de la propia Red: El círculo registra toda la información y la almacena en una inconmensurable Nube que es el definitivo Ojo de Dios. La empresa brinda todo su arsenal tecnológico a resolver los problemas de seguridad y a favorecer la transparencia, poblando el mundo de cámaras instaladas por los propios consumidores de sus productos. Al tiempo, cultiva una extenuante política de comunicación entre empleados que dinamita progresivamente la individualidad. Pero no cabe calificar todo esto de “totalitarismo” o “sistema opresor”. La novela nos sumerge en una perturbadora fantasía en la que carceleros y prisioneros son en realidad las mismas personas y actúan por su propia voluntad.

Pero, ¿cómo justificar la voluntaria entrega de la privacidad, la permanente difusión de la propia vida en un incesante ir y venir de mensajes sin seguro receptor? Tal y como afirma uno de los personajes en el tramo final de esta obra: “Todos sabemos que nos morimos. Todos sabemos que el mundo es demasiado grande como para que todos seamos importantes. De manera que lo único que nos queda es la esperanza de que los demás nos vean o nos oigan, aunque sea un momento”. Como bien ha señalado Margaret Atwood en The New York Review of Books, El círculo es un inspirado regreso a la novela “de ideas”, que trata sobre la relación entre individuo y comunidad –entendiendo que la comunidad es ahora la “aldea global”– en la era de la Galaxia Internet.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies