Estación espacial Deseo
7Nota Final

Ralf König vuelve a la carga con dos de sus personajes más queridos por sus fans, Konrad y Paul, de los que hacía ya once años que no sabíamos nada. En esta ocasión les enfrasca en una aventura con toques de ciencia-“fricción”: “Estación Espacial Deseo”, lo que viene a ser una adaptación libre de la obra de Tennessee Williams “Un tranvía llamado Deseo”, aunque nadie lo diría.

Para quien no conozca a la “entrañable” parejita, comentarles que es una de esas parejas compuesta por polos opuestos, con sus diferencias reconciliables, y celos cero, que pese a todo resulta difícil imaginártelos el uno sin el otro. Konrad es tranquilo, le gusta la música clásica y la formalidad, y Paul es un fiestero, busca el sexo fácil y desprende una energía propia de un adolescente. Aunque para entender y conectar con Konrad y Paul mejor recurrir al catálogo de La Cúpula, que lleva editando la obra de König desde sus inicios.

En “Estación Espacial Deseo” la trama se diversifica, al igual que sus personajes. En esta ocasión Konrad y Paul viven odiseas en paralelo. Por un lado Paul está bastante liado escribiendo una novela en la que un par de astronautas y una diva/androide muy curiosa, viajan a Marte en busca de testosterona, muy necesaria en un 2021 en el que a los hombres no se les levanta por falta de ella. Algo de ciencia-ficción y mucho de dispersión sexual. Conociendo a Paul no podía ser de otra forma, sobretodo considerando que no le ha quedado otra (su madre se ha encargado de que así sea) que compaginar sus tareas de escritura con las de hacer compañía a su hermana Edeltraut, embarazadísima del Marlon Brando de esta historia, el polaco y polvazo Marek, ese hombretón de pelo en pecho (y culo) que tiene cardiaco a Paul, y no sólo le afecta de cintura para abajo sino también en su novela, que se desvía hacia derroteros bien tensos. Mientras tanto, Konrad se las tiene que ver no sólo con uno de sus alumnos de piano, que se ha enamorado de él, sino también con la madre del jovencito, muy metida en su papel de casamentera.

Vinyeta de "Estación Espacial Deseo" de Ralf König

Una historia hilarante, salpicada de sexo desinhibido y repleta de estas conversaciones sin pelos en la lengua sobre temas tan cotidianos como tabúes (si es que todavía quedan). Una historia que a pesar de relegar a Konrad a un claro segundo plano, se cierra magistralmente con un suma y sigue en la relación de los dos. No es la mejor historia para adentrarse en el universo de Kornad y Paul, pero tiene momentos de lo más divertidos, sobre todo los que comparte Paul con su hermana, o su madre, dos personajes de toma y daca con los que merece la pena gastarse unas carcajadas.

Aunque algo más light que en ocasiones anteriores, los dibujos de König no escatiman en grandeza, sobre todo a la hora de pincelar estos paquetes abultados marca de la casa. Sus caricaturescas viñetas continúan tan frescas como siempre, con esta expresividad que muchas veces, tan sólo con un gesto, nos lo dice todo. Si todavía no os habéis acercado a alguno de sus cómicos, ya estáis tardando. Que la etiqueta de cómic gay no os eche para atrás.


Editorial: La Cúpula
ISBN: 9788415724711
Páginas: 164
Precio: 19,50 €
Guión: Ralf König
Dibujo: Ralf König

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies