Caramelos atómicos
7Nota Final

Editorial La Cúpula nos trae de regreso a una de las detectives más curiosas que ha dado el mundo del cómic. Ella es Sally Salinger, y hace una par de añitos la conocimos en aquel primer misterio, “Castilla Drive”. Sally sigue en su agencia de detectives ubicada en la trastienda de un salón de manicura, en Trituro, esa pequeña ciudad de aires angostos en el que todo es más turbio de lo que parece.

Pese a que aquel “Castilla Drive” era un volumen autoconclusivo, parece que la experiencia le dejó a su autor, el francés de padre español Anthony Pastor, un buen sabor de boca, a parte de ese premio al Mejor Polar en el Festival de Angoulême. Así que no es de extrañar que haya decidido volver a Trituro para su nueva aventura gráfica. Vuelve con Sally pero esta vez abre más su campo de visión, y lo que encontramos en “Caramelos atómicos”, más que una nueva aventura de Sally Salinger, es una radiografía de Trituro y sus habitantes. El protagonismo de Sally pierde peso a favor de unos secundarios tan curiosos, deprimentes y distantes como sus relaciones.

Ahí sigue Oswaldo, ese poeta con el corazón más grande que su sombrero, siempre al lado de Sally pero también a la sombra del marido que la abandonó. Sigue el choque más que generacional con sus hijos, y las intromisiones de algún que otro vecino. Pero si hay alguien en la ciudad que centra en esta ocasión la atención de Sally este es Douglas Sweet, el nuevo dueño de la antigua central nuclear. Y no es que centre su atención por esos “caramelos atómicos” de cualidades psicotrópicas que tiene a Trituro enganchado y alucinando, sino porque la mujer de Sweet se lo ha pedido, ya que sospecha que le está poniendo los cuernos con esa ayudante que tiene con aires de Winehouse. Sally descubrirá que no son cuernos todo lo que asoma.

Caramelos Atómicos

Una nueva historia que puede leerse de manera independiente y que le sirve a Pastor para perfeccionar su forma de abordar el género, ese noir de tonos pasteles y rotuladores, en el que se atreve a ahondar en las relaciones entre personajes, o a jugar con la subjetividad, y todo sin perder realismo ni seriedad. La sonrisa no abunda en Trituro, por muchos caramelos que en ella se consuman. A menudo comparan la obra de Pardo con la de los Hermanos Coen, y la comparación no va muy desencaminada, ambas crean/viven en ambientes parecidos, pero no esperéis encontrar en Pardo el humor negro de los Coen. Aquí el negro lo encontraréis teñido de color y el humor mejor no os esforcéis en buscarlo. Algo que puede pesar, sobretodo considerando su considerable extensión.


Editorial: La Cúpula
ISBN: 9788415724681
Páginas: 260
Precio: 28 €
Guión: Anthony Pastor
Dibujo: Anthony Pastor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies