Frank
9Nota Final

“Frank”: la película en la que Michael Fassbender actúa escondido bajo una cabeza de papel-maché, algo que por si sólo ya podría ser razón suficiente para convertirla en “la gran película del fin de semana”. Pero si encima os digo que se trata de una de las películas más interesantes de la temporada, ya no hay duda, este “finde” toca cine.

La película acompaña a Jon (Domhnall Gleeson) en su periplo creativo. Un joven aspirante a músico que se une a los Soronprfbs, un grupo de música pop vanguardista liderado por el misterioso Frank (Michael Fassbender).

“Frank” desborda rareza por todos lados. Y no hablo sólo del personaje. Todo en la película desprende un tufo friki que embriaga. Desde la concepción del proyecto hasta su consecución, desde los protagonistas hasta la música que sale de ellos. Desde su lado cómico hasta el trágico. Es como un Kinder Sorpresa, con un chocolate adictivamente amargo y un juguete de aquellos que vienen en mil piececitas.

De Michael Fassbender ya os hablaré más adelante, pero ya os avanzo que pese a ser una de las piezas más importantes del juguete, hay como mínimo dos más que hay que tener en cuenta.

Por un lado tenemos a Jon Ronson, que no ha podido resistir echar mano a una de las etapas más excéntricas de su carrera, aquella que pasó con el Frank original. Sí sí, hubo un Frank original, por asombroso que resulte. Se llamaba Frank Sidebottom, un hombre de mirada fija y cutis de cartón, y bajo ese cutis Chis Sievey, un músico de culto en los 70 y comediante en los 80. Ronson vivió en primera persona el proceso creativo de Frank, y decidió ponerse creativo trasladando la historia a nuestros tiempos. Junto a Peter Straughan, con quien ya trabajó en “Los hombres que miraban fijamente a las cabras”, firma un guión lleno de escenas memorables, de pequeños momentos, de muchas sorpresas y unos personajes tan raros como entrañablemente grises.

Domhnall Gleeson i Michael Fassneber. "Frank".

Por el otro lado, tras las cámaras, tenemos a Lenny Abrahamson, director Irlandés que lleva ya algún tiempo demostrando maneras pese a su relativa repercusión. “Adam & Paul” y “Garaje” son buena muestra de ello. Abrahamson sigue fiel a su estilo desaliñado e indie, aunque ahora pase más por hipster, y consigue que lo que podía haber sido el enésimo film insípido sobre la revisión de un artista/genio creativo, se convierta en un ejercicio creativo en toda regla, a la vez que nos hace reflexionar sobre su esencia. Originalidad en forma y contenido, que puede manifestarse ya sea en formato musical (mucho ojito con la banda sonora) o como un “simple?” tweet.

Maggie Gyllenhaal a "Frank"

Pero si de algo se hablará por el resto de nuestros tiempos es de la actuación de Fassbender, que brilla a través de la máscara, sólo con su voz (os animo a verla en versión original) y su gesticulación corporal. Actuación que eclipsa en buena parte al protagonista, Domhnall Gleeson (Jon, el chico nuevo de la banda), y, en menos parte, a Maggie Gyllenhaal, la compañera musical que aunque parece que viva en la luna, se podría decir que tiene mucho de lunática. Y Gyllenhaal de lunática es mucha Gyllenhaal.

“Frank” se estrena en Internet a través de la plataforma CineOnLine a un precio por descarga de 2,99€.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies