Tap Factory
6Valoració

Versió en català

En el Teatro Nuevo Apolo, con una ubicación excepcional en pleno centro de Madrid, podemos disfrutar de Tap Factory, un espectáculo donde se dan la mano la percusión, el claqué, la danza y las acrobacias, todo ello en clave de humor para deleite del espectador y durante dos horas de frenesí rítmico.

La puesta en escena es sencilla; un espacio único donde la acción, estructurada en dos actos con una pausa de 15 minutos entre ellos, transcurre de principio a fin sin un hilo conductor que enlace los distintos números. A falta de texto lo que encontramos en este espectáculo es ritmo, y lo encontramos a raudales. Y es que a los chicos de Tap Factory no les hace falta abrir la boca para hacer su arte y lograr, sin que te des cuenta, que tus pies se muevan debajo de la butaca intentando acompasar los sonidos que nos llegan del escenario.

Si hablamos de la percusión hay que reconocer que este espectáculo no es pionero dentro de su género aunque tampoco se queda atrás; podremos ver que cualquier cosa es susceptible de ser utilizada como instrumento. La parte humorística, puramente mímica con alguna onomatopeya ocasional puede resultarnos un poco pueril y las ocasiones en las que se intenta implicar al público resultan un poco pobres. Uno de los acróbatas llama especialmente la atención; por sus saltos y la elegancia de sus giros, o tal vez porque el tipo tenía una cara simpática en la que lucía en todo momento una sonrisa contagiosa que no borró en ningún momento a pesar de la dificultad de los movimientos que realizaba.

Pero si hay algo por lo que merece la pena ir a ver Tap Factory es por el claqué; cuatro bailarines versátiles que aparte de darle al bombo (literal) hacen florituras con sus zapatos en una exhibición de virtuosismo danzarín donde el suelo es sólo un lugar más donde claquetear. Me sorprendió que uno de ellos nos mostro como se baila claqué… ¡haciendo puntas!

Puede que su duración nos pueda parecer excesiva y la pausa, para los que aguantamos bien sin ir al baño, sea un poco larga, lo que enfría el ambiente. A partir del segundo acto, en algunos momentos, la sensación es que se repite, pero en su conjunto, Tap Factory es un espectáculo que vale la pena ir a ver en especial si nunca os habéis regalado unas entradas para un show de estas características.


Es pot veure a: Teatro Nuevo Apolo

Envía una resposta

La teva adreça de mail no es publicarà

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies