Bajo la misma estrella
8.5Valoració

Hazel (Shailene Woodley) es una chica enferma de cáncer que cree que su vida es una simple espera hasta la muerte. Pero todo cambia cuando conoce a Augustus (Ansel Elgort), un chico que superó un cáncer, con quien vive una preciosa historia de amor de la que los dos aprenderán una valiosa lección.

Últimamente, cuando se estrena una película sobre adolescentes con cáncer, se espera encontrar una historia basada en la trivialización de dicha enfermedad, al estilo Albert Espinosa. Pero “Bajo la misma estrella” ofrece una creíble historia de amor que permite ver la realidad: la dureza y el sufrimiento de la enfermedad, pero también un toque de esperanza y felicidad. Un amor infinito dentro de un tiempo finito.

Los hermanos de “Divergente”, Shailene Woodley (“The Descendants”) y Ansel Elgort (“Carrie”), sorprenden muy positivamente en sus respectivos papeles de Hazel y Augustus, la pareja perfecta. Hazel es una chica que se pasa el día viendo reality shows, sin ganas de hacer nada, simplemente esperando el momento de irse. Augustus es un chico que superó su cáncer y que ahora ha decidido vivir la vida al máximo, usando una máscara de felicidad y divertimento constante para esconder sus miedos e inseguridades. Los dos se conocen en un grupo de apoyo y rápidamente se enamoran, y a partir de entonces empiezan un emotivo viaje en el que cada uno aprende de lo mejor del otro.

Aunque al principio su historia parece demasiado veloz, el espectador pronto se da cuenta de cómo el mensaje que transmite la puede hacer creíble: para empezar algo, sólo se tiene que dar un paso adelante. Y en eso se basa la película, en mostrar una forma de vivir muy diferente de cómo se vive cada día. Los personajes, muy bien creados y trabajados, muestran todas las facetas de la enfermedad y de cómo convivir con ella. Así pues, no es una de esas películas sobre adolescentes dirigidas exclusivamente a adolescentes.

Bajo la misma estrella

Como único punto en contra se podría destacar que la mayor parte de la película conforma un audiolibro de la novela original, con monólogos e incluso diálogos clavados a la palabra impresa. Aun así, las palabras escogidas para narrar la historia son de tan alto nivel emocional, que haber usado otras hubiera estropeado la película. Algunas frases, calificables de célebres, están acompañadas de las imágenes correspondientes, ofreciendo pues una perfecta armonía entre lo que se ve y lo que se escucha. Todo ello genera una gran presión en los conductos lacrimales que difícilmente aguantan la contención.

Aun siendo muy dura, “Bajo la misma estrella” deja muy buena sensación al salir de la sala, y te da ganas de vivir. No cae en las típicas malinterpretaciones del carpe diem y el tempus fugit, sino que muestra una manera de vivir el día a día y las relaciones personales desde una visión sin miedo de lo que pueda pasar. Cada uno puede interpretar esta obra a su manera y puede quedarse con el mensaje que quiera, pero la esperanza es un factor común. Permítete vivir esta historia y llorar todo lo que no te has permitido en mucho tiempo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X