Tokarev
6.5Valoració

Paul Maguire (Nicolas Cage) es un respetado hombre de negocios con un turbio pasado que ha conseguido dejar atrás. Pero cuando su hija es secuestrada, los fantasmas de su memoria le llevan a buscar venganza contra quien lo ha hecho.

Cuando el miedo, la culpabilidad y el arrepentimiento del pasado no te dejan vivir el presente, la paranoia resultante puede crear una montaña que no te permita ver lo obvio.

Paul Maguire, un criminal reformado y actualmente promotor inmobiliario, vive una vida tranquila en la que su mayor complicación es preparar el cumpleaños de su hija adolescente, Caitlin (Aubrey Peeples). Pero todo cambia cuando, una noche en que Paul y su mujer están en una cena benéfica, su hija es secuestrada. En ese momento, su vida da un giro y el Paul del presente deja paso al Paul del pasado para encontrar a los secuestradores. Con este hecho se inicia una trama de venganza y violencia que llevará al protagonista de vuelta a los suburbios, a la guerra entre mafias y a enmendar sus pretéritos errores, todo ello envuelto en un viaje de redención.

El inexpresivo Nicolas Cage (“Ghost Rider”) interpreta a este hombre roto por el secuestro de su hija de una manera muy pasiva. Quizás por ello, sorprendentemente, consigue estremecer al público en una única escena de desesperación que traduce, de forma convincente, en gritos y violencia. Aun así, Cage carga con demasiado peso dramático como para hacer creíble su actuación durante la hora y media de metraje. Ofrece un personaje que muestra, una vez más, que al actor se le daría mucho mejor interpretar un action hero y encarnar así a personajes mucho más creíbles y aprovechables para sus habilidades comunicativas.

Tokarev

El recién llegado a Hollywood Paco Cabezas (“Carne de Neón”) hace su debut como director de una producción americana de forma entretenida, interesante y con buen ritmo. Las escenas de acción merecen una mención especial pues, aunque se echan de menos algunas más, las tres o cuatro que aparecen dan mucho ritmo a la historia, con unas perfectas coreografías y un cambio de estilo de rodaje que permiten lucirse al director y al protagonista. Cabezas falla, sin embargo, en la escena de la persecución automovilística, pues la posición y rapidez de los planos no dan una sensación de velocidad y adrenalina, sino más bien de mareo y confusión.

“Tokarev” no es una gran película, pero es recomendable para pasar el rato. Nos presenta una sugestiva y amena historia que no aburre en ningún momento, ya que, a medida que avanza la historia, el público ve cómo se complica más y más la vida del protagonista, mientras se descubre su pasado y entra en una espiral de violencia sin control.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X