Discordants
9.6Nota Final

Cati y Nacho se vuelven a encontrar tras años sin verse. El encuentro conlleva a que se den cuenta de que ahora viven en la misma escalera, y eso a una cena. Todo un camino para llegar a la noticia: ella tiene VIH. A partir de aquí se nos plantea la historia de una pareja que tiene que convivir con el virus, con la desinformación y con un acompañante doméstico irrealmente real: el miedo.

Toda sinopsis estaría mal formulada para avecinar al espectador lo que se va a encontrar. Discordants se puede definir de muchas maneras, pero quizás la más acertada sería “comedia dramática”. El tema tratado es el VIH, las dificultades de una pareja serodiscordante y la poca información con que cuenta nuestra sociedad (hasta el corrector dice que el término “serodiscordante” no existe). Pero RetorCia Teatre consigue que lo que nos pudiera parecer devastador o un melodrama, se convierta en algo natural y cotidiano: introduce al visitante en esta vida de pareja y hace pensar en qué haríamos nosotros, dando lo bueno y lo malo de cada aspecto.

La naturalidad con que trabajan los actores principales, Irene Hernández y David Teixidó, y la dirección del también intérprete David Marín, crean una atmósfera de la que el espectador se siente parte. Escenas que en primera instancia pudieran parecer demasiado explicativas, más tarde se muestran necesarias e interesantes para el espectador. Y así caben destacar los papeles que ofrece Marín, que hace una perfecta función de alivio cómico, al mismo tiempo que invita a entrar al público, por ejemplo, en la consulta del médico, para poder entender por lo que está pasando la pareja como si se estuviera allí mismo.

discordants text

La simbología juega también un papel importantísimo en la obra de manera muy bien llevada. El elemento simbólico de la paja, las rejas, el miedo representado en probabilidades gallináceas y, sobretodo, el final, dan a entender mucho de los personajes y de lo que cuenta la historia: la convivencia, las dudas, la esclavitud, los informes médicos, el virus, y las vidas del uno y el otro mezcladas entre algo que ninguno de los dos quiere, pero que les hace más fuertes para superar cualquiera bache.

Discordants forma, pues, una historia que necesita ser contada, pero precisamente con naturalidad, un despertar de interés por las explicaciones, personajes cómicos pero verdaderos y una narración cotidiana que el público agradece. ¿Algo malo? Las sillas no eran muy cómodas.


Es pot veure a: Sala Atrium
Text: RetorCia Teatre
Intèrprets: David Teixidó, Irene Hernández, David Marín

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X