Katia Kabanova
7Nota Final

El Festival de Otoño en Primavera se reinicia con una ópera checa en los Teatros del Canal. Hablamos de una de las obras más representativas del maestro Janéck: Katia Kabanova. La pieza fue bautizada con el nombre de su protagonista, una mujer casada que se enamora de otro hombre.

En un primer momento, nos puede parecer que el tema que se trata es anacrónico. Si hoy en día alguien está con una persona y ama a otra puede dejar la relación que tiene para empezar la que realmente desea, pero no ocurre lo mismo si nos situamos en la Rusia zarista. “Por suerte”, esta premisa actual no es válida dentro del hecho dramático en el que se introduce el director, André Engel. Lo importante de la trama que el director decide moldear no es tanto el anécdota sino el mensaje que se revive en la mayoría de los clásicos: las pulsiones del corazón, la razón contra la pasión…La inmortal batalla del delirio versus el juicio de uno mismo. El dilema de siempre en un contexto de 1890 y al que el propio autor se tuvo que encarar.

La puesta en escena está creada a partir de bloques que asemejan ser ruinas con las que se puede establecer un juego de entradas, salidas y de alturas. El espacio no está definido pero permite engendrar los distintos lugares de la puesta. Por su parte, el vestuario está elaborado con líneas puras con el fin de mostrar los sentimientos de los personajes.

Engel ha intentado acercarse a la teatralidad y dejar de lado la ostentosidad del arte en el que está acostumbrado a trabajar, la ópera. Aquí no hallamos más instrumentos que un piano de cola y la voz de los propios actores-cantantes. No encontramos un foso con una orquesta ni a un director que guie a los intérpretes, pues estos están solos ante el peligro interpretando con bastante credibilidad su papel. Lo más característico del experimento que ha querido realizar el director es el descubrimiento de un tempo mucho más pausado que al que podemos estar acostumbrados con el teatro de texto. Aún así, los artistas defienden a capa y a espada cada una de las acciones muy bien marcadas por el director mientras interpretan el libreto de Vincenc Cervinka adaptado por Irène Kudela.

Katia Kabanova Teatros del Canal

Personalmente, creo que se debería haber arriesgado más la puesta y utilizar los distintos sistemas escénicos para conseguir efectos conmovedores como los que se presentan con poca frecuencia en escena. Se emplea un efecto sonoro para dar la sensación de tormenta, estableciendo un pequeño guiño a la “Tormenta” (drama de Aleksandr Ostrovski en el que se basa Janéck). Justo después de este momento frenético se descubre otro en el que nuestra heroína está a punto de acabar con su vida y lo manifiesta con un solo a público que se rebaja con la intromisión de un hombre vestido de negro con un palo de ciego y unos globos negros mediante un tempo mucho más lento que al que hemos vislumbrado a lo largo de la representación.

A pesar de estos puntos potentes en la escena, se encuentran también algunos que crean confusión en la trama como cuando Katia le cuenta a su amiga que está enamorada de otra mientras le toquetea los pechos. Y sí, yo pensé lo mismo que está pensando usted y llegue a tener la creencia que el señor Engel se había convertido en un artista totalmente moderno. Mas, mi desilusión llegó cuando entendí que el amante era un hombre y que el director de esta pieza no se había atrevido a trascender como se pronosticaba que lo iba hacer con esta ópera.


Es pot veure a: Teatros del Canal

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per tal d'oferir la millor experiència d'usuari. Si continues navegant estàs donant el teu consentiment a l'acceptació de les mencionades cookies i de la nostra política política de cookies, fes click a l'enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies